PASTORAL DE INMIGRANTES

 

Ante la situación actual de la llegada de inmigrantes a nuestra Parroquia provenientes principalmente de Latinoamérica y de la Europa del Este, un grupo de personas conscientes de la problemática del desarraigo familiar y social de estas personas, nos vimos motivados a la luz de la palabra del Señor, “FUI EXTRANJERO, Y ME ACOGISTEIS” (Mto 25,35) que en nuestra Parroquia faltaba este matiz para dar sentido a la misión de la construcción del Reino de Dios que supone nuestra comunidad parroquial.

En efecto, en nuestra Parroquia, se da pan al hambriento, agua al sediento, se viste al desnudo, se visita al enfermo y al encarcelado, pero nos faltaba la ACOGIDA AL FORASTERO, al INMIGRANTE.

En el Pueblo de Israel, la hospitalidad, era considerada como un deber, que en las Sagradas Escrituras, acompaña siempre al que se fía de la voluntad de Dios, en el que ve al cercano o al lejano siempre como un hermano. “No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto” (Ex 22,20) “Al forastero que reside junto a ti, lo miraras como a uno de tu pueblo y lo amarás como a ti mismo; pues forastero fuiste  en la tierra de Egipto. Yo, Yahveh, vuestro Dios. “ (Lv 19,33-34).

Para ello en este Servicio, integrado dentro de la Cáritas Parroquial, la ACOGIDA es lo fundamental. Todos los Viernes a las 17.00 Horas en la oficinas de la Parroquia) se lleva a cabo la acogida para aquellas personas inmigrantes que vienen en busca de todo tipo de ayuda, tanto material (búsqueda de trabajo, asesoramiento jurídico, atención primaria en alimentos y ropa) como espiritual (información de las distintas pastorales de la Parroquia donde se pueden INTEGRAR, nunca como un grupo de inmigrantes a parte).

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA JORNADA MUNDIAL DEL MIGRANTE Y DEL REFUGIADO 2018

[14 de enero de 2018]