ForumLibertas.com

Los resultados de Cáritas son rotundos, del orden de 300 millones de euros aplicados a ayudar a las personas mas necesitadas, de los que solo 73 corresponden a fondos públicos, y 2,5 millones de personas atendidas. Tres de cada cuatro euros que Cáritas aplica los ha conseguido por sus propios medios, y esto es una medida de su éxito como ONG, en tiempos en que muchas organizaciones de este tipo actúan básicamente como redistribuidoras de fondos públicos y funcionan a base de ellos. Por cierto, si este tipo de ayudas estuvieran mejor regladas y todas las subvenciones y convenios tuvieran que guardar una relación entre fondos públicos y propios, se limpiaría el panorama de montajes y quedaría lo que realmente funciona y multiplica los recursos. Si esta medida racional y al servicio de las personas no la aplica el Gobierno del PP, como antes no lo hizo el del PSOE, es simplemente por intereses partidistas con determinados grupos, y no para otorgar un mejor servicio a la sociedad.

 

Eficacia de Cáritas también en el uso del dinero. De cada cien euros que entran en Cáritas la inmensa mayoría se dedican a ayudar, y solo una pequeña parte es consumida por gastos de la propia organización. Esto marca una gran diferencia con cualquier administración pública, sea local, autonómica o central. Si los recursos de que dispone el Estado para servicios y ayudas sociales los aplicaran Cáritas y otras entidades semejantes de éxito, se produciría una multiplicación de los panes y los peces. Con el mismo dinero se ayudaría a mucha más gente. Esto es así por una razón económica, el capital social de Cáritas es muy grande, y sus costes de transacción muy pequeños comparados con las administraciones públicas, y otras entidades profesionales parapúblicas.

 

El crecimiento de las ayudas de Cáritas, de 633 mil personas en el 2008 a los 2,5 millones del 2013, cuatro veces más, es una manifestación clara de la profundidad y amplitud de la crisis, que el año pasado no remitió, al contrario, se mantuvo al mismo nivel de 2012, con un elevado crecimiento respecto el año anterior del 29%. También es una buena fotografía de la tipología de los afectados. Los inmigrantes continúan siendo el grupo más perjudicado, pero se amplía el de españoles y muestra una vez más la fragilidad de las parejas monoparentales para resistir la crisis, y por consiguiente las consecuencias de la creciente desestructuración familiar. También señala algo muy grave en un país sumergido en una peligrosa crisis demográfica, el castigo a las familias numerosas, un factor más de disuasión de la natalidad. Un gobierno responsable debería arbitrar las medidas para que ninguna familia numerosa tuviera que pisar nunca Cáritas, esta sí sería una buena política para proteger la renovación de la población, en lugar de primar como hasta ahora por el envejecimiento.  El paro de larga duración causa así mismo estragos, y en este caso como en el anterior resulta escandalosa la inactividad Gobierno.

 

El éxito de la Iglesia es por desgracia el fracaso del Gobierno, y muestra el camino como puede paliarse primero y superar después la crisis. Una economía de donación, bajos costes sociales y de transacción y reciprocidad. Esta debería ser la inspiración de un movimiento social cristiano, elevar a la categoría política y económica el ‘modelo Caritas’. Completemos la idea: un proyecto político impulsor de un modelo social y económico construido a partir del marco de referencia de Caritas, y del que caracteriza a las familias, dos instancias de éxito ante la crisis, es la propuesta capaz de sacarnos del agujero y regenerar la sociedad.

 

Todo esto muestra además un gran interrogante. ¿Por qué la Iglesia no consigue trasladar, ‘contaminar’ la bona imagen y reconocimiento de Cáritas a la propia Iglesia en España, de la que en definitiva forma parte, surge de ella, es consecuencia de ella? Hay en esto un cierto fracaso, porque al no lograr esta identidad se merma la capacidad evangelizadora. Es un punto para la reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.