Publicado en Forumlibertas.com

30/10/2014 – Pinceladas reflexivas

Texto exacto de un WhatsApp  Francesc Martínez Porcell

He recibido un WhatsApp que dice exactamente lo que sigue debajo. No creo que yo deba añadir nada. Me basta copiar y pegar el redactado en plantilla Word. Antes de colgar mi escrito, me basta con scannearlo con McAfee All Acces Houseband Protection. Quien me lo envía me dice: pásalo. ¿A quién debo pasarlo? Pues a Vds. queridos lectores que me leen. Me parece que me va a resultar difícil un solo escrito semanal. Un año y no he borrado nada. ¡Ni borraré!

 En el fondo, en su objetividad objetiva nada subjetiva, todo el acaecer mundano que nos asedia y agobia se concreta en entender eso que sigue. Entenderlo sin pretender contemplar en propia vida los menesteres contrarios al Evangelio, pues preferimos – por lo menos yo- ocuparnos (algunos de Vds. mucho mejor que yo) en seguir leyendo, meditando y contemplando la Verdad de la Santa Biblia… muchos, bastantes, mejores, peores o pocos ratos.

 Quien me envía el mensaje me pide que lo divulgue. Por razones de eficacia y ahorro de tiempo eso hago. En la antesala de castañas, boniatos (por ahora sin frío) y noches estúpidas de calabazas hallowen, contempla al diablo sólo quién quiere contemplarlo. En comunión con el prójimo transitado que todavía purga y con nuestra mirada orientada en el ejemplo testimonial de los bienaventurados que ya han llegado, elijan Vds. el santo o santa que más les complazca. Yo me quedo con todos a la vez. Nuestra visión, centrada en solo Iglesia militante, puede obnubilar la necesidad temporal de la purgante para lograr la contemplación beatífica de la triunfante. Ellos, los santos (con corona o sin ella), ganan in saecula saeculorum. El Maligno está en su lugar de oscuridad y sufrimiento siempre in aeternum.

 

LAS BEATITUDES DEL DIABLO

Satanás convocó a una convención mundial de demonios. En su discurso de apertura dijo:
«No podemos hacer que los cristianos dejen de ir a la iglesia. No podemos evitar que lean la Biblia y conozcan la verdad. No podemos evitar que formen una relación íntima con su Salvador. Una vez que establecen esa conexión con Jesús, nuestro poder sobre ellos se
pierde.»
«Así que déjenlos asistir a sus iglesias; déjenlos que tengan sus cenas familiares con platos y cubiertos, pero róbenles su tiempo de manera que no tengan tiempo para desarrollar una relación con Jesucristo.»
«¡Esto es lo que quiero que hagan: Distráiganlos durante todo el día!»
– ¿Cómo haremos eso? Gritaron los demonios.
– Manténgalos ocupados en las nimiedades de la vida e inventen innumerables proyectos que ocupen sus mentes, respondió Satanás.
-Tiéntenlos a gastar, gastar, gastar -Persuadan a las esposas para que vayan a trabajar por largas horas y a los esposos a trabajar de 6 a 7 días cada semana y de 10 a 12 horas. al día, para que puedan costearse sus estilos de vida vacíos.
– Por nada del mundo los dejen pasar tiempo con sus hijos y seres queridos! A medida de que sus familias se fragmenten, pronto, sus hogares no serán un escape a las presiones del trabajo.
-Sobreestimulen sus mentes para que no puedan escuchar esa voz.
Tiéntenlos a que escuchen sus radios siempre que conduzcan sus vehículos. A que mantengan constantemente encendidos, en sus hogares, su TV, DVD y su mundo toque constantemente música mundana.
-Llenen las mesas de centro con revistas y periódicos.
-Bombardeen sus mentes con noticias las 24 horas del día. -Inunden su correo con basura, catálogos, rifas, servicios y falsas esperanzas.
-Pongan modelos bellas y delgadas en las revistas en la TV, para que los esposos crean que la belleza exterior es lo que importa y se sientan insatisfechos con sus esposas.
-Mantengan a las esposas demasiado agotadas para amar a su esposo por la noche. Denles dolores de cabeza, si ellas no les dan a sus esposos el amor que ellos necesitan, ellos lo empezarán a buscar en otra parte rápidamente.
-Denles a Santa Claus para que los niños no conozcan el verdadero sentido de la Navidad.
-Aún en horas de distracción y esparcimiento, háganlos que sean excesivos, que regresen agotados.
-Y cuando tengan reuniones de tipo espiritual, involúcrenlos en chismes y charlatanería para que salgan de ahí con sus conciencias perturbadas.
«Pronto estarán trabajando con sus propias fuerzas, sacrificando su salud y su familia por el bien de la causa»
¡¡ Funcionará !!
Finalmente la pregunta es:
¿Ha tenido éxito el diablo con su plan?»
Sé tú juez. Por favor pasa este mensaje… si no estás muy OCUPADO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.