Gaza – Unos 1.300 palestinos, en su mayoría musulmanes, están refugiados en la iglesia greco-ortodoxa de San Porfirio en Gaza con el fin de escapar de los bombardeos del ejército israelí. Otros setecientos han encontrado refugio en la iglesia católica de la Sagrada Familia. En estos días su supervivencia depende en gran parte de los esfuerzos de rescate y asistencia desplegados por Cáritas Jerusalén para contribuir en el afrontar la emergencia que representan las más de 130 mil personas desplazadas que han tenido que abandonar sus hogares al inicio de las operaciones militares israelíes “Margen Protector”. Hasta el momento, los muertos palestinos son mas de 700, y los centros de salud de la Franja de Gaza no son capaces de hacer frente a la enorme cantidad de víctimas .
“Nuestros 18 profesionales están trabajando incansablemente en esa terrible situación, con nuestros centros médicos móviles que operan en las escuelas y distribuyendo kits de supervivencia a las familias hacinadas en las escuelas, en colaboración con la Onu” refiere a la Agencia Fides el padre Raed Abusahliah, director de Cáritas Jerusalén. “Desde ayer y durante toda una semana – añade el sacerdote palestino que vive en Ramallah – hemos tomado la responsabilidad de los refugiados en la Iglesia Ortodoxa y la escuela católica. Distribuimos alimentos y comidas calientes, leche y las cosas básicas para los niños, combustible para los generadores eléctricos. Mientras tanto, junto con Caritas Internationalis, hemos lanzado un llamamiento de proyectos e iniciativas a largo plazo para comenzar inmediatamente después del alto el fuego. Los fondos necesarios ascienden a un millón 130 mil euros. Pero ya hemos visto llegar adhesiones de todas partes del mundo, y también desde Tierra Santa, especialmente los jóvenes dan ofrendas a Cáritas para los hermanos en Gaza. Es un flujo ininterrumpido”. El sábado y el domingo en todas las parroquias de Jordania, Palestina e Israel se orará por el retorno de la paz y habrá una recaudación de fondos para los habitantes de Gaza. “En este sentido – dice el padre Raed – hago una humilde súplica al Papa Francisco para que convoque una vigilia de oración y ayuno por la paz en Tierra Santa, como lo hizo con Siria. Todas las personas que habitan esta tierra, la tierra de Jesús, están cansadas de vivir en el miedo y el dolor”. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.