En la Casa Generalicia de la congregación

VALENCIA, 15 AGO. (AVAN).– Cinco jóvenes, tres españolas y dos guatemaltecas, profesarán mañana, sábado, sus votos perpetuos como religiosas de la congregación Madres Desampara-dos San José de la Montaña, en Valencia.

La celebración, presidida por el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, tendrá lugar a las 12 horas en la iglesia de la Casa Generalicia de la congregación, ubicada en la calle San José de la Montaña, 15 de Valencia.

Las jóvenes son Lorena Berrocal, asturiana de 29 años, licenciada en Filología Hispánica y en Ciencias Religiosas; Asunción Navarro Pacheco, valenciana de 28 años y licenciada en Químicas y Ciencias Religiosas; Guillermina Villanueva, natural de Granada, de 26 años, que estudia en la actualidad el Grado en Trabajo Social; Irma Estela Cal y Magdalena Cucul, guatemaltecas de 27 y 26 años de edad, respectivamente, estudian en la actualidad Enfermería en Argentina, “donde ejercen su actividad apostólica con ancianos”, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuen-tes de la Congregación.

Las religiosas han estado durante más de nueve años recibiendo formación para profesar sus votos perpetuos. Así, han pasado por la etapa de postulantado, de un año, los dos años de novi-ciado y los seis de juniorado y durante mes y medio han recibido formación específica “sobre el carisma y apostolado de la congregación”, han añadido.

La congregación religiosa fue fundada en 1881 por la Beata Petra de San José, natural de Málaga, que falleció el 16 de agosto de 1906, “y por eso cada año celebramos profesiones de votos en esa fecha, para demostrar que sigue vivo el carisma de caridad misericordiosa de nuestra fun-dadora”, según las mismas fuentes.

En la actualidad, está integrada por más de trescientas religiosas que trabajan también en cole-gios, residencias para ancianos, niños desamparados y universitarios, así como guarderías y ma-dres gestantes en riesgo en España en España, varios países de Iberoamérica y Nueva York.

En la diócesis de Valencia, además de la Casa Generalicia, las religiosas cuentan con colegios en las localidades valencianas de Cheste y Albal, así como en la capital, y residencias para ancianos, niñas y universitarios. (AVAN)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.