En la parroquia Santos Juanes, de Cullera, llena desde una hora antes
 
 
 
 
VALENCIA, 24 MAR. (AVAN).- El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha presidido esta mañana la misa exequial por el eterno descanso del vicario episcopal territorial de la Vicaría VII, Rafael Reig, fallecido ayer, en una ceremonia en la que han concelebrado con el prelado cinco obispos y 150 sacerdotes en la parroquia Santos Juanes, de la localidad de Cullera, de la que el sacerdote valenciano era párroco desde 2002.

Así, con monseñor Osoro han concelebrado los obispos de Lleida, monseñor Juan Piris; Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla; Tortosa, monseñor Enrique Benavent; Ibiza, monseñor Vicente Juan Segura, y el obispo emérito de Mondoñedo-Ferrol, monseñor José Gea. 

Igualmente, en la ceremonia ha participado el vicario general de la archidiócesis de Valencia, Vicente Fontestad, y de Alicante, Francisco Conesa, según han indicado a la agencia AVAN fuentes del Arzobispado.

«Su profunda fe en Dios le permitió afrontar la enfermedad con gran esperanza»

En su homilía durante la misa exequial, el Arzobispo ha destacado del vicario episcopal fallecido la “profunda fe que tenía en Dios”, lo que “le permitió afrontar la enfermedad con gran esperanza, incluso cuando ya fue consciente de que los médicos no podían hacer nada por curarle”.

“Su fe también hizo que fuera siempre una persona alegre, con humor y que enfrentara las dificultades sin ni siquiera un atisbo negativo”, ha añadido el prelado al referirse a sus reuniones de trabajo con él como vicario episcopal y también a sus visitas cuando ya cayó enfermo.

A su vez, uno de los hermanos del sacerdote difunto ha expresado unas palabras al inicio de la celebración en las que ha asegurado que Rafael Reig “no ha hecho otra cosa en su vida que amar, hasta el punto de perder su vida a jirones por los demás”.

Igualmente, ha recordado unas palabras del sacerdote fallecido cuando celebró sus bodas de plata sacerdotales el pasado mes de mayo, en las que decía que “su enfermedad era una tierna caricia de Dios que enamora”.

Una vez concluida la celebración, en la que ha participado una representación del Ayuntamiento de Cullera, encabezada por su alcalde, Ernesto Sanjuan, los fieles y numerosas personas que se encontraban en el exterior del templo han dedicado un prolongado aplauso al sacerdote fallecido en la procesión de salida del féretro con sus restos mortales.

Tras la misa exequial en el templo de los Santos Juanes de Cullera, “que permanecía completamente lleno desde una hora antes del inicio de la misa», según las mismas fuentes, los restos mortales del presbítero fallecido han sido trasladados hasta Cocentaina, su localidad natal, en donde recibirá sepultura.

Biografía

Rafael Reig Armiñana, que falleció ayer víctima de un cáncer que le fue detectado hace un año, era natural de la localidad alicantina de Cocentaina, y recibió la ordenación sacerdotal en la Catedral de Valencia en 1988.

Su primer destino fue como párroco de las localidades de La Yesa, Alpuente y sus pedanías. En 1992 fue designado párroco de la Sagrada Familia, de Torrent y desde 1997 a 2002, rector de los Seminarios Diocesanos “Mater Dei” y “Redemptoris Mater” de Castellón.

En 2002 fue nombrado párroco de Santos Juanes, de Cullera, y en 2010, vicario episcopal territorial de la Vicaría VII de la archidiócesis. (AVAN)

(Fotografías: Alberto Saiz)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.