En la vigilia del pasado viernes en la Basílica, les invita a “tratar a los demás como si fuesen Dios mismo”

VALENCIA, 8 MAR. (AVAN).- El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, propuso anoche a los jóvenes “tratar a los demás como si fuesen Dios mismo, porque cada ser humano es imagen de Dios”.

En la vigilia de oración que presidió anoche en la Basílica de la Virgen, el prelado destacó que “la crisis profunda que padece el ser humano se produce cuando Dios no está presente en sus vidas, cuando las construyen al margen de Dios y cuando se quiere hacer crecer al corazón del hombre prescindiendo de Dios”.

Ante cientos de jóvenes que llenaban la Basílica sentados en el suelo, el titular de la archidiócesis de Valencia aseguró que “no se puede jugar con la presencia de Dios en el ser humano porque es imagen suya, y Cristo tiene una importancia fundamental en la convivencia entre los hombres, en el desarrollo de la justicia y de la paz”. 

Refiriéndose al pasaje evangélico que fue proclamado en la vigilia, en el que Jesús responde a preguntas de los fariseos “dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”, monseñor Carlos Osoro aseguró que ello demuestra que “la presencia de Dios en el ser humano no es secundaria, es esencial, incluso para construir la historia”. Además, instó a “si el ser humano es de Dios, darle toda la dignidad que tiene que tener como tal”.

El arzobispo de Valencia insistió luego en que “la crisis de este mundo es de comprensión del ser humano, de descubrir si es o no moneda de Dios y que, con ella, no se juega” y concluyó asegurando que “este mundo sería muy distinto si tenemos el atrevimiento de dejar al Señor que entre en nuestra vida y que nos muestre que el hombre es el centro de la historia”, algo que “deberíamos hacer público todos los días en los lugares donde estéis, universidad, trabajo, en la familia o con los amigos”.