Pide que 2015 sea “tiempo de oración” en la diócesis, tras la “gran noticia” de Taizé

VALENCIA, 3 ENE. (AVAN).- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, aseguró anoche en la primera vigilia de oración de los jóvenes en la Basílica de la Virgen de los Desamparados, que el nuevo año 2015 “ha de ser un tiempo de oración en nuestra diócesis” porque “necesitamos orar mucho más de lo que lo hacemos”.

En realidad, “no nos damos cuenta de la fuerza que tiene la oración, orar es tener toda la confianza en Dios, es la mejor, la más poderosa y asequible arma con la que los cristianos podemos hacer frente a la desesperanza”, señaló el pupurado.

“Os pido, pues, que recéis”, dijo el Cardenal a los jóvenes congregados en la Basílica, ante los que aseguró que la oración “no es tiempo perdido sino ganado” y “si hubiese más oración por los sacerdotes o por los obispos, sería de otra manera la Iglesia; y si veis que vuestro obispo no ora, demandádselo, reprochádselo, vuestro obispo debe ir en oración delante de vosotros todos los días; acompañadme en la oración, os lo pido”.

De hecho, sostuvo el Arzobispo que “la secularización tan terrible que estamos padeciendo en todas partes, los estragos que está causando hoy en todos, también en la Iglesia, es expresión, igualmente, de la falta de oración”. De igual modo, “si orasen más las familias estarían menos destrozadas y separadas”, añadió el purpurado quien aseguró a los jóvenes que “quien ora tiene esperanza, mientras que si estamos desesperanzados es porque nos falta la oración”.

Compromiso tras la “gran noticia” de Taizé, que los jóvenes “encuentren el gusto por rezar”

Se refirió también el cardenal Antonio Cañizares a la “gran noticia” de la reciente designación de la ciudad de Valencia por la comunidad ecuménica de Taizé para organizar el próximo encuentro europeo de jóvenes en el fin de año de 2015, y se preguntó “¿qué es Taizé sino un movimiento de oración?”. Ante esta convocatoria, “hemos de disponernos también aquí en Valencia a asumir el compromiso de oración y que los jóvenes encuentren el gusto por rezar”.

En las circunstancias actuales, “estamos muy necesitados de la certeza y esperanza de que Dios no nos deja en la estacada”, señaló el Cardenal a los jóvenes y les explicó que “orar es reconocer que Dios actúa en la historia, que Dios nos ama y está con nosotros y, aunque nos veamos rodeados muchas veces de desaliento, tenemos en realidad muchos motivos para la esperanza, porque nuestra humanidad es la misma que la suya, es la de Dios, que viene a nosotros y se hace visible en Jesucristo”. (AVAN)

(Fotografías: Alberto Sáiz)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.