Washington (Miércoles, 20-11-2013, Gaudium Press) «La cultura va más allá del lenguaje», expresó a Gaudium Press el Padre Daniel Merz, para explicar la decisión de los Obispos de Estados Unidos de traducir al inglés varios ritos de origen hispano para incorporarlos al Orden para Celebrar el Matrimonio en ese país. «Hay muchos ciudadanos estadounidenses de origen hispano que hablan inglés, y para quienes su cultura sigue siendo muy importante», agregó el sacerdote, quien es Director Asociado del Secretariado del Culto Divino de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB).

 

7140341823_9942e4c32a (1).jpg
El Lazo de Bodas, uno de los símbolos admitidos dentro del Ritual del Matrimonio en español en Estados Unidos, podrá ser empleado en el Orden para celebrar el sacramento en inglés. Foto: Eric Schmuttenmaer.

Hasta este momento, los ritos de la imposición del lazo o del velo y la bendición de las arras en el Sacramento del Matrimonio sólo han estado disponibles para los fieles en lengua española. «Antes del Ritual del Matrimonio de 2010, las parejas hispanoparlantes habían usado un Ritual aprobado de México u otro país», comentó el sacerdote. Una vez el Ritual estadounidense fue aprobado, los ritos entraron oficialmente en la Iglesia del país. «Los Obispos desearon continuar la práctica que ya estaba extendida», explicó.

 

La decisión de noviembre de la USCCB da un paso adicional: ofrecer la posibilidad de incorporar el rito a parejas que no hablan español. «Algunos de los hispanos se casan con parejas americanas no hispanas, y esta es una forma de expresar la importancia de la cultura hispana y de compartir algo de esa cultura con el cónyuge y su familia», describió el P. Merz.

El significado de los ritos

Más que un signo de identidad cultural, los ritos introducidos tienen un simbolismo que aporta belleza y que comunica aspectos del sacramento. Las arras, el lazo y el velo son, según el P. Merz, «útiles para ritualizar el significado de los votos a través de acciones: el compartir los bienes, ser unidos en un yugo de por vida, y la importancia de la bendición y la protección de la Iglesia».

Las arras o monedas tienen su origen en las promesas realizadas sobre transacciones comerciales, selladas con una cantidad de dinero entregada como prenda. La liturgia católica les da un significado de entrega y del compartir de los bienes materiales. El Instituto Nacional Hispano de Liturgia de la Universidad Católica de América en Michigan describe las arras en su publicación «Gift and Promise» (Don y Promesa) como «un pequeño cofre de 13 monedas doradas o plateadas del menor tamaño o denominación», y su cantidad, la docena más uno, significa prosperidad.

 

Las trece arras, símbolo de los bienes materiales que se compartirán durante la vida matrimonial. Foto: P.H.

«Los anillos y las arras son bendecidas e intercambiadas inmediatamente después del consentimiento», describió el P. Merz. «La fórmula que los novios se dicen uno al otro durante el intercambio de las arras resalta su compromiso para compartir todos los bienes que recibirán durante su vida conyugal».

 

El del lazo o yugo es probablemente el rito visualmente más llamativo de los aprobados para su introducción a la lengua inglesa. «El lazo puede tomar varias formas», describe el Instituto Nacional Hispano de Liturgia. «La más usual es un Rosario con dos vueltas, una que va sobre los hombros del novio y otro sobre los hombros de la novia con la cruz colgando entre los dos. A veces esta hecho de azahares u otras flores de fragancia».

En algunas regiones de México, país donde el rito está ampliamente arraigado, el lazo es frecuentemente impuesto por los cónyuges presentes en la ceremonia que más tiempo han estado casados. El signo visual de la unión y el compartir el yugo del matrimonio es reforzado de esta manera por el acompañamiento y la experiencia de quienes dan testimonio de una larga vida conyugal.

Finalmente, el velo tiene su origen probable en el paño mortuorio como símbolo del morir a sí mismo, y en la capa como símbolo de cubrirse para protegerse ante los peligros. El velo, impuesto antes de la Bendición Nupcial, es usado por la mujer y es puesto sobre el hombro del novio. Este signo ayuda a expresar el sentido de la bendición: «La Bendición Nupcial es, por supuesto, la bendición especial con la cual la Iglesia ora sobre la pareja después de que hacen los votos, y es la ‘protección’ que la Iglesia ofrece a la pareja recién casada», concluyó el P. Merz.

Los ritos se harán disponibles para el Sacramento en lengua inglesa una vez el texto final sea aprobado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Los ritos serán incluidos en un apéndice de forma que sean usados cuando al menos uno de los novios tenga un origen cultural que haga relevante su celebración.

Gaudium Press / Miguel Farias.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org