2014-01-30 Radio Vaticana

A mediodía en la sala Clementina, el Papa Francisco recibió a la Delegación norteamericana de la Universidad de Notre Dame en ocasión de la inauguración del centro universitario en Roma.
El Papa confía que el nuevo Centro contribuirá a poner en contacto los estudiantes con la singularidad de los ricos aspectos culturales, históricos y espirituales de la Ciudad Eterna, abriendo sus mentes y sus corazones a la notable continuidad entre la fe de los santos Pedro y Pablo, los confesores y mártires de todas las épocas, y la fe católica trasmitida, a ellos, por las familias, escuelas y parroquias.
«Desde su fundación, la Universidad de Notre Dame ha dado una contribución significativa a la Iglesia en su país, con su compromiso en la educación religiosa de los jóvenes y en la enseñanza de un saber inspirado por la confianza en la armonía entre la fe y la razón en la búsqueda de la verdad y la justicia».

El Pontífice dio su agradecimiento por el apostolado evangelizador que ha mostrado en el curso de los años la Universidad de Notre Dame ayudando a reforzar la enseñanza en la escuela elemental y secundaria de los EEUU.
«En mi reciente Exhortación apostólica sobre la alegría del Evangelio, hice hincapié en la dimensión misionera del discipulado cristiano, que tiene necesidad de hacerse evidente en la vida de las personas y en el trabajo de cada institución eclesial. Y esta participación en un «discipulado misionero» debe ser percibido de manera muy especial en las universidades católicas, que, por su propia naturaleza, se han comprometido en mostrar la armonía entre fe y razón, destacando la relevancia del mensaje cristiano de una vida humana vivida en plenitud y autenticidad».

“En este sentido, es esencial -ha terminado diciendo el Papa- un testimonio valiente de las universidades católicas en lo que respecta a la enseñanza moral de la Iglesia y la defensa de la libertad para apoyar tales enseñanzas, proclamadas con autoridad por el Magisterio de los Pastores, precisamente ‘en’ y ‘a través’ de las instituciones formativas de la Iglesia”. El Papa ha pedido a la Universidad de Notre Dame que continúe ofreciendo “su testimonio indispensable e inequívoco” a este aspecto fundamental de su identidad católica, especialmente frente a los intentos para diluirla.
ER – RV