Carlos Osoro presidirá el funeral este jueves, a las 18 horas, en la catedral de la Almudena

Carmen Hernández, la iniciadora del Camino Neocatecumenal, ha fallecido en Madrid a los 80 años. Carmen Hernández formaba parte con Kiko Argüello y el presbítero Mario Pezzi el equipo internacional responsable de esta realidad eclesial. Su estado había empeorado considerablemente en el último año y medio sin que se le diagnosticara ninguna enfermedad específica. El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, presidirá su funeral el próximo jueves, 21 de julio, a las 18 horas, en la catedral de La Almudena.

La última vez que se la pudo ver en público fue el pasado 18 de marzo en la audiencia que el Papa Francisco concedió a las familias misioneras del Camino. Francisco habló con ella personalmente por teléfono el pasado 1 de julio durante una audiencia privada concedida a Kiko Argüello y el Padre Mario Pezzi para animarla en sus últimos días.

Carmen Hernández estudió Química en Madrid y tras licenciarse, decidió dedicarse a contribuir a la misión de la Iglesia católica y se retiró al Instituto de Misioneras de Cristo Jesús. Tras una estancia en dicha institución, obtuvo la licenciatura en Teología. Carmen Hernández inició junto a Kiko Argüello el Camino Neocatecumenal con un millón y medio de seguidores, presencia en más de 125 países y más de 30.000 comunidades.

Nació en Ólvega (Soria) en 1936 aunque de muy pequeña se trasladó con su familia a Tudela (Navarra) donde pasó la mayor parte de su infancia y juventud. En 2015, la Catholic University of America (CUA) confirió a Carmen Hérnández el doctorado Honoris Causa en Teología. La distinción subraya entonces su «contribución fundamental a la formación de la síntesis teológico-catequética del Camino: sin su conocimiento existencial y profundo de la Escritura, de la renovación del Concilio Vaticano II y de la historia de la Iglesia, no se habría podido crear este itinerario de iniciación cristiana».

papa-carmen_560x280

Carta de Kiko Argüello, fundador de la Comunidad Neocatecumenal

Madrid, 19 de Julio de 2016

Queridos hermanos,

Os doy una gran noticia: hoy, a las 16,45, nuestra hermana Carmen ha partido para el cielo. Es seguro que Nuestro Señor Jesús ha venido para tomar su alma y llevarsela con Él.

Mientras que sufrimos por su falta, sobretodo yo, estamos contentos de saber que Nuestro Señor Jesús se la ha llevado consigo.

Carmen, ¡qué enorme ayuda para el Camino! Nunca me aduló, siempre pensando en el bien de la Iglesia. ¡Qué mujer fuerte! Nunca he conocido a nadie parecido. En los anuncios, con los jovenes, y con el Papa, como ahora en Cracovia, siempre les decía: «La mujer es lo más importante de la Iglesia, porque lleva en su seno la fábrica de la vida. Por eso en la primera página del Génesis hasta el final del Apocalipis siempre el demonio persigue a la mujer». Y teminaba diciendo: «Al Kiko os lo regalo».

Espero morir pronto y reunirme con ella. Carmen ha sido para mí un acontecimiento maravilloso; la mujer, su genio grande, su carisma, su amor al Papa y sobretodo su amor a la Iglesia.

Bien hermanos, tengo el alma dolorida, porque ya no está con nosotros. Mas la fe me ayuda y me afirma que está con Cristo. Rezad por ella. Podéis celebrar una misa todos juntos en conmemoración de Carmen.

El Arzobispo de Madrid ha aceptado que se haga el funeral de Carmen, con el cuerpo presente, en la Catedral, quizá lo pueda presidir el Card. Rouco. Al funeral estáis invitados los itinerantes de Europa, si podeis venir. Os diremos el día exacto.

¡Ánimo, que Cristo ha resucitado y ha vencido a la muerte por nosotros!

Para mi ha sido conmovedor que haya esperado a que yo llegara, la besara y le dijera: «Animo». Y después de darle un besito ha fallecido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.