VALENCIA, 17 DIC. (AVAN) .- El cardenal valenciano Ricard María Carles, arzobispo emérito de Barcelona, ha fallecido esta madrugada a los 87 años de edad en el hospital de la Santa Cruz , de Tortosa (Tarragona), tras una larga enfermedad y después de que fuera hospitalizado el pasado mes de noviembre, con sintomatología neurológica, según han confirmado hoy fuentes del Arzobispado de Valencia.

El purpurado, que en la diócesis valentina fue párroco y arcipreste de Tavernes de Valldigna, así como de la parroquia de San Fernando de la ciudad de Valencia, fue nombrado por el papa Juan Pablo II arzobispo de Barcelona en 1990 y permaneció al frente de la archidiócesis hasta su jubilación  en 2004. 
Anteriormente había sido obispo de Tortosa, entre 1969 y 1990 y en noviembre de 1994 fue creado  cardenal por el entonces papa, el beato Juan Pablo II.

En el año 2001, y de acuerdo con lo previsto en el Derecho Canónico, presentó la dimisión de su cargo arzobispal, que “no le fue aceptada hasta el 15 de junio del 2004”.

Durante los últimos años, el cardenal arzobispo emérito de Barcelona ha concelebrado en numerosas ocasiones en Valencia, entre ellas la Missa d´Infants, en la plaza de la Virgen junto a la Basílica de la Virgen, a la que acudía con “enorme devoción para rezar a la Virgen de los Desamparados”, según fuentes de la Basílica. Asimismo, ha participado en numerosas ocasiones en las celebraciones de la festividad del fundador del Real Colegio Seminario Corpus Christi de Valencia, “El Patriarca”.

Biografía completa del cardenal Ricard María Carles

Ricard María Carles Gordó nació en Valencia el 24 de septiembre de 1926. Realizó estudios primarios en la escuela de las Teresianas y secundarios en la de San José de los Padres Jesuitas, las dos en su ciudad natal. Ingresó en el Seminario Mayor de Valencia y a la vez en el Colegio del Corpus Christi, El Patriarca.

El 29 de junio de 1951 recibió la ordenación sacerdotal y dos años después se licenció en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca. En el mismo año de 1953 fue nombrado párroco y arcipreste de Tavernes de Valldigna, y en 1967 fue trasladado a la parroquia de San Fernando de la ciudad de Valencia. Actuó, también, como consejero de la Juventud Obrera Cristiana y responsable de la formación de los diáconos, posteriormente fue nombrado delegado episcopal para el clero y consejero diocesano de pastoral familiar.

El 3 de agosto de 1969 fue consagrado obispo de Tortosa. En la Conferencia Episcopal Española fue presidente de la subcomisión para la Familia y presidente de la Comisión para los Seminarios y las Universidades. El 23 de marzo de 1990 fue nombrado arzobispo de Barcelona, donde creó un Instituto de Teología Espiritual.

El día 26 de noviembre de 1994 Ricard María Carles fue creado cardenal. Al año siguiente el papa Juan Pablo II lo nombró miembro del consejo de cardenales para el estudio de los problemas económicos y organizativos de la Santa Sede. En el año 2001 y de acuerdo con lo previsto en el Derecho Canónico, presentó la dimisión de su cargo arzobispal, que no le fue aceptada hasta el 15 de junio del 2004. 

En la Conferencia Episcopal Española fue miembro de la Comisión Episcopal del Clero de 1972 a 1975 y miembro de la Comisión Episcopal de Misiones de 1972 a 1978. Por otro lado, fue presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia (1978-1984) y presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades (1984-1990), según fuentes de la CEE. Además, fue Miembro del Comité Ejecutivo de la CEE de 1990 a 2005 y vicepresidente de la CEE de 1999 a 2005. Por otro lado, fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Facultad de Teología de Valencia «San Vicente Ferrer» en el año 1999.