2014-06-15 Radio Vaticana

(RV).- La tarde del domingo el Santo Padre visita la comunidad de San Egidio: un encuentro dedicado esencialmente a los pobres que son el centro del Evangelio de Jesús y que constituyen un compromiso fundamental para la Comunidad. Nuestro colega Federico Piana ha entrevistado a Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad de San Egidio.

R- Estamos en el Espíritu de Pentecostés, estamos muy contentos, diría entusiastas de que el Papa pueda visitar nuestra Comunidad en Trastevere, a los tantos pobres que viven con nosotros ya desde hace tantos años, las personas de la periferia de Roma y de las periferias del mundo, que son nuestros compañeros de camino desde cuando la Comunidad nació en el 1968. Nos hemos preparado también leyendo y meditando la Evangelii Gaudium que es un gran documento que nos ayuda a entender cómo la Iglesia debe llevar la alegría del Evangelio y ser siempre una Iglesia en salida.
P- El centro de esta visita son sobre todo los pobres. ¿Qué efecto les causa ver que un Papa, tan atento a la pobreza, los vaya a visitar a ustedes, que han hecho de la pobreza su caballo de batalla?
R- El efecto es el de un gran acontecimiento, pero también de un nuevo inicio, porque tener al Papa con nosotros es siempre un nuevo inicio: debe ser entendida su presencia, serán entendidas sus palabras y también la misión que él confiará a nuestra comunidad: pienso, una vez más, en nuestro futuro en las periferias del mundo.

P- ¿Cómo nació esta visita?
R- Nosotros teníamos el deseo, siendo el Papa nuestro Obispo, el Obispo de Roma, que él nos pudiera visitar, así como nos visitaba cuando era arzobispo de Buenos Aires en nuestra Comunidad en Argentina, que él ha visitado sobre todo en las escuelas de la paz, las escuelas que tenemos para los niños con más dificultades o también en las celebraciones por los nuevos mártires, que él ha frecuentado en nuestra Comunidad en Buenos Aires. Por lo tanto, esta visita ha nacido simplemente haciendo una invitación al Papa y pidiéndole que venga a nuestra casa, a nuestra iglesia, ya sea la de San Egidio como también a la Basílica de Santa María, donde cada tarde tiene lugar la oración de la Comunidad.
P- Como presidente de la Comunidad de San Egidio, ¿qué frutos espera de esta visita?
R- Espero que toda la Comunidad sea alentada en el trabajo que está cumpliendo junto a los pobres y sobre todo, en las nuevas pobrezas de tantas personas que han perdido el trabajo, que no tienen una casa. Pero también en uno de los esfuerzos que estamos haciendo últimamente que es el de hacer caminar juntas dos grandes generaciones: la de los ancianos y la de los jóvenes, porque – como dice siempre el Papa – del encuentro entre estas dos generaciones se verá la humanidad y el futuro de nuestro mundo. Y luego estamos siempre abiertos a las sorpresas del Espíritu. Este Papa ha sido una gran sorpresa para la Iglesia, lo es para nuestra Comunidad y lo será también después de esta tarde.

P- Para quién no los conoce, ¿qué es la Comunidad de San Egidio?
R- La comunidad de San Egidio es una comunidad de laicos de diversas generaciones, que nació después del Concilio Vaticano II y que ha puesto al centro de la espiritualidad la lectura y la escucha de la Palabra de Dios, el servicio a los pobres y la amistad con todos. Esta amistad en los años se ha hecho diálogo con las religiones, se ha hecho diálogo con las culturas. San Egidio es conocida también por su trabajo por la paz: la paz en Mozambique que fue firmada precisamente por nosotros en el 1992, luego de dos años de negociados. Desde entonces, nuestro nombre es un nombre de paz en el mundo. La verdadera realidad de la Comunidad es aquella de personas como todas, que viven en familia, que tienen su trabajo, que no tienen una vida en común pero que dan parte de su tiempo y de sus recursos por el Evangelio y por los pobres.
(Traducción del italiano: María Cecilia Mutual- RV)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.