«Estuve enfermo, y me visitasteis.» Mateo 25, 36

ORAR + AMAR + SERVIR

La Pastoral de la Salud de nuestra parroquia la formamos un equipo de Agentes de Pastoral y Ministros Extraordinarios, y nuestra misión es orar por el enfermo, amar al que sufre y servir al necesitado.

ME VISITASTE + ME ACOGISTE + ME AMASTE

Para nosotros, el otro es Cristo; para el otro, nosotros somos Cristo — con todo lo que ello conlleva de responsabilidad y autenticidad.

¡ADELANTE!

Nos solemos reunir los primeros lunes de mes a las 20 h en la parroquia, para hablar sobre la marcha de la Pastoral y formarnos para aprender a amar y servir mejor a la persona que sufre.

VISITAR O SER VISITADO

Si quieres visitar o necesitas ser visitado, ponte en contacto con nosotros, acudiendo cuando quieras a las reuniones mensuales, o a través de los siguientes teléfonos o correos:

Don Salvador Biosca (párroco): 963 343 441
Correo de la parroquia: epifaniasantotomas@epifania.es

    Nombre (requerido)

    E-mail (requerido)

    Asunto

    Mensaje

    Este sitio está protegido con reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.


    Aprendiendo a Amar y Servir

    Nos dejamos moldear por Dios a través de la oración y la formación, para poder amar y servir mejor en cada encuentro con cada persona. Aquí tienes diferentes materiales que pueden ayudarte:

    Formación en PDF

    → Visitar a los enfermos
    → El Verbo se hizo Carne
    → Jesús de Nazaret
    → La personalidad de Jesús
    → Una opción de vida: morir con dignidad
    → Acoger sentimientos y emociones
    → Escrito para la Pastoral de Enfermos (Olga Bejano)
    → Relación de ayuda
    → Empatía
    → XXIII Jornada Mundial del Enfermo 2015
    → Testimonio de Susana – Médico y cirujana (Hch 3, 1-10)
    → Sacerdotes, profetas y reyes

    Enlaces de interés

    → Comisión Diocesana de Pastoral de la Salud – Valencia
    → Delegación Diocesana de Pastoral de la Salud – Madrid
    → Centro de Humanización de la Salud
    → Revista Humanizar

    «Consejo de un enfermo: Se necesita alegría, trae tu sonrisa puesta; no aumentes la pena mía, deja la tuya en la puerta.»