Carta del Cardenal

A vosotros, niños:
¡Niños misioneros, amigos, en vosotros está la esperanza! ¡Vamos, adelante! Que nadie os gane en generosidad para con los niños del Tercer Mundo que carecen de casi todo. Que nadie os supere en ardor misionero. Abrid de par en par las puertas de vuestro corazón a Cristo y dad cabida y cobijo de hogar y amistad a los niños de los países pobres de misión y que todavía no tienen la dicha de conocer y ser amigos de Jesús. Que nadie os aventaje en rezar por las misiones, porque Dios escucha, sobre todo, las oraciones de los niños, como vosotros. Demostrad a los mayores cómo se puede trabajar por las misiones, ser misioneros. Decidles a los jóvenes que ellos también pueden ser misioneros y que serán muy felices si se deciden a serlo. En vosotros, niños, está el futuro de un mañana vivo de la Iglesia, enviada a todos los pueblos para anunciar la buena Noticia de Jesús, amigo y salvador de todos los hombres y mujeres de la tierra.

Queridos niños, sé que sois muy sensibles a la paz entre los hombres -aunque a veces riñáis entre vosotros, y que cuando hacéis una oración espontánea siempre pedís por la paz. Sabéis muy bien que Jesús declara felices, bienaventurados, a los que trabajan por la paz. Una manera de trabajar y colaborar en la paz es la oración por la paz. Por eso, en esta Jornada de la Infancia misionera os convoco a todos los niños de la diócesis a que oréis por la paz. Hay muchas guerras y son terriblemente horribles. La gente sufre mucho en ellas y por ellas: lo sabéis muy bien. En las guerras todos pierden, todos resultan perjudicados. Siempre son los niños como vosotros y las familias los más afectados por la destrucción y el dolor de la guerra. Es preciso que se acaben. Hemos de pedir a Dios que conceda la paz y que no haya más guerras; esto también entra dentro de la tarea misionera, llevar la paz, trabajar y colaborar en la paz.

Os propongo una cosa, amigos niños de la diócesis de Valencia, ¿por qué no organizamos una convocatoria a todos los niños de nuestra diócesis a una Jornada de oración por la paz en el mundo? Nos ponemos manos a la obra y os convoco ya a un encuentro de oración de los niños el día 27 de febrero, sábado a las 5 de la tarde, en la Catedral de Valencia. Sé qué vais a participar muchísimos, así, de paso, ganáis también, como los mayores, el Jubileo del Santo Cáliz de la Misericordia. Y, los que, por la causa que sea, no podáis venir a la Catedral, os reunís en vuestro colegio o en vuestra parroquia ese mismo día más o menos a la misma hora, o en torno a ese día, para rezar por la paz. La oración de los niños, Dios, Jesús, la escucha porque está muy cerca de vosotros y vosotros de Él, y no digamos nada de la Santísima Virgen María que tanto os quiere.
Queridos padres, maestros, párrocos, educadores: pongo esta convocatoria en vuestras manos; entendedlo como una petición o una súplica que os dirijo como pastor de todos; sé que me vais a ayudar en esto; y confío plenamente en esa ayuda; vuestra ayuda será una contribución por medio de los niños muy importante a la paz tan urgente y tan amenazada. Oriente Medio y tantos otros lugares claman por la paz. Oigamos ese clamor y no cerremos nuestro corazón.

Con mi bendición para todos, especialmente para vosotros niños, a los que os escribiré de nuevo recordándoos esta convocatoria a orar por la paz cuando se acerque el día.

+ Antonio Cañizares Llovera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.