Los trabajos ya han comenzado

VALENCIA, 18 JUL. (AVAN).- Las tres fachadas de la iglesia del Salvador de Valencia, del siglo XIII, están siendo intervenidas, en un proceso de restauración y conservación, por primera vez desde la última rehabilitación global del edificio de estilo neoclásico llevada a cabo por el arquitecto academicista Manuel Fornés y Gurrea que concluyó en 1829.

Los trabajos de restauración ya han comenzado y se prolongarán durante cinco meses en tres fases diferentes, según ha indicado hoy a la agencia AVAN el arquitecto y responsable de la intervención, Pablo Griñena.

La primera fase, que está prevista que finalice a mediados del mes de agosto, consistirá en la restauración de la fachada lateral recayente a la calle Salvador; la segunda fase durará un mes y medio y en ella se restaurará la fachada del ábside que recae en la calle Sagrario del Salvador y hace chaflán con la del Salvador, y por último, la tercera fase, que se prolongará durante otro mes y medio, intervendrá la fachada principal de la calle Trinitarios, ha añadido.

Entre los problemas que presenta el templo y que serán solucionados durante el proceso de restauración figuran fisuras, grietas, distintos grados de suciedad de la fachada, degradación o faltantes en los elementos de piedra. Además, también se han detectado durante el diagnóstico previo a la intervención, perforaciones por antiguas instalaciones, humedades y zonas con restos de diversas pátinas, entre otros problemas.

Durante los trabajos de restauración se demolerán y retirarán los elementos impropios y deteriorados, así como todo el revestimiento de mortero de cemento del zócalo de la fachada lateral y, sobre todo, en la fachada principal que fue intervenida sin documentar posiblemente a mediados del siglo XX, donde se realizarán catas.

Igualmente, las obras incluyen la limpieza superficial de las fachadas y la consolidación de las tejas de las cubiertas, así como el sellado de fisuras y grietas.

Los trabajos de restauración de la iglesia del Salvador, que fue la primera mezquita cristianizada, después de la Catedral, el 9 de octubre de 1238, tras la entrada del rey Jaume I en la ciudad, que en origen fue una ermita dedicada a San Jorge, han sido subvencionados gracias a la donación de herencias de dos familias valencianas afincadas en Madrid.

Entre las características más destacadas de la iglesia figuran la torre campanario, la única de estilo románico que queda en Valencia y que fue intervenida hace 17 años.

Además, en el templo se venera el Cristo del Salvador una imagen románica de gran tamaño que llegó arrastrada por las aguas en una crecida del mar en noviembre de 1250. Según la tradición, las aguas bajaban crecidas por una riada y, durante una contracorriente del mar que se introdujo en el cauce del río, la imagen del Cristo apareció flotando. La imagen del Cristo fue restaurada en el año 2007 y se devolvió su estado original ya que se encontraba muy deteriorada.

Asimismo, la capilla de la Comunión contiene unas pinturas en el ábside del artista valenciano del siglo XIX Vicente López.(AVAN)

(Fotografías: Inma Miñana/AVAN)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.