En la misa por la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado
 

VALENCIA, 19 ENE. (AVAN).- El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha afirmado hoy en la misa que ha presidido con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado que“tenemos la tarea de transmitir a todos los hombres que nos rodean que Cristo es vida”y, en ella, “los otros son, siempre, nuestro prójimo” . 

Durante su homilía en la eucaristía celebrada en la iglesia de Santa Catalina, monseñor Osoro ha exhortado a “hacer de nuestra vida una casa donde nuestro Dios habite” y ha advertido que, por el contrario, “el pecado es la amenaza de la vida que tenemos dentro de nosotros y nos hace ver al otro como un enemigo y no como un prójimo”.

Por ello, en esta Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado “debemos escuchar especialmente la llamada de Dios para cambiar nuestro corazón y tener siempre a Cristo como referente”, ha subrayado el titular de la archidiócesis. 

Durante la eucaristía, un inmigrante sirio y otro pakistaní han explicado su testimonio de la vivencia de la fe. Por su parte, coros de Nigeria, Filipinas y una agrupación de músicos de países latinos han participado con sus cantos en la celebración. 

Igualmente, en la eucaristía han acudido representantes de los inmigrantes con las banderas de sus países de origen. Asimismo, la misa que ha sido organizada por el Programa Diocesano de Pastoral con Inmigrantes ha contado con la participación de inmigrante pero también de valencianos con familiares emigrantes “que comparten con ellos a lo largo del año inquietudes y luchas para mejorar sus condiciones de vida”, han explicado fuentes del Programa Diocesano. (AVAN)

(Fotografías: J. Peiró)