El hasta ahora obispo de Menorca toma posesión el sábado como nuevo obispo de Lérida

Toma de posesión de la diócesis de Lérida una semana antes de las elecciones catalanas, con la posible declaración de independencia sobre la mesa. ¿Qué debe hacer la Iglesia?

Yo suscribo lo que han dicho los obispos de Cataluña en su Carta conjunta, porque conocen la realidad catalana mejor que yo, y no voy a ir de listo ni de mesías. Como ellos han dicho, todo cuanto haga la Iglesia por unir lo que hemos desunido las personas –incluso gente de Iglesia– será bueno. Respetando que haya concepciones distintas de cómo organizar la sociedad, no puede ser que los cristianos nos enfrentemos y nos odiemos a muerte por unas realidades temporales que son provisionales. La Iglesia ha vivido momentos dificilísimos en distintos lugares y a lo largo de la Historia, y ha sobrevivido siempre. Ahora hay un problema muy serio, pero es un problema político y social. Nuestra misión es presentar a Cristo, que es lo único importante que tenemos; querer a todos y ser vínculos de unidad.

Dice que incluso gentes de Iglesia han desunido. ¿Parte del clero ha hecho suya la causa nacionalista?

Desde el Vaticano II hasta hoy, se nos ha insistido en la inculturación de la Iglesia en el pueblo en el que vivimos y al que amamos. Eso es bueno, y proviene de la misma Encarnación del Señor. Pero cuando se acentúa demasiado y se pone como absoluto –y esto lo hemos hecho algunos clérigos–, resulta que todo lo demás, incluido Dios, queda como relativo. Yo nunca debo sustituir a Cristo por ningún pueblo, por ninguna nación, por ninguna sociedad, ni por la política. Mi amor por Él me lleva a querer a los demás, pero mi Dios nunca será mi pueblo, nunca.

Donde se predica al dios nación, ¿se olvida al Dios verdadero?

En la Iglesia tenemos que hacer un esfuerzo por purificar nuestro núcleo de acción. Tenemos que inculturarnos, encarnarnos en la gente, pero sabiendo que somos Iglesia universal y que el mensaje de Jesucristo es para todos. Y eso que decimos con tanta facilidad, que no tenemos fronteras por lengua, color, condición, o cultura, hemos de aplicarlo en la práctica diaria.

Han pasado dos meses desde que conoció su nombramiento. ¿Cómo se ha preparado en este tiempo?

En dos niveles. Uno, diciéndole a gente amiga mía que rezara por mí. Y otro, rezando mucho yo, porque no tengo más alternativa que pedir al Señor que me ayude a ser un buen pastor. No a tener éxito o suerte, sino a ser un pastor como Él dice en el Evangelio que seamos. También he leído un libro sobre el famoso lío de La Franja, porque me siento en la obligación de llegar informado, y estuve tres días en Lérida. Conocí a casi todos los curas y me parecieron de una amabilidad tremenda; hablé mucho con el obispo Piris, conocí la ciudad, visité las catedrales, saludé a muchos laicos, porque en Lérida hay un laicado muy fuerte…

¿Qué va a hacer con el lío de los bienes de La Franja? Hay una sentencia que exige que algunas obras de arte sacro que están ahora en el Museo de Arte de Cataluña sean devueltas a Barbastro-Monzón…

De momento quiero enterarme bien del asunto, porque es el tema que más sale en la prensa y tengo que ser muy cauto. Cuando no me tocó la responsabilidad de decidir sobre ello, pensé que era muy fácil; ahora veo que es un tema complejo, que exige hablar y escuchar mucho. No sé qué tengo que hacer ni cómo debo hacerlo, pero sí que tenemos que actuar con libertad y no quemarnos con un tema que, para la misión de la Iglesia, es muy menor.

¿Cuáles van a ser sus prioridades?

Aún conozco poco la diócesis, pero creo que será la pastoral vocacional. Debo rezar mucho, hacer mucho, y pedirle a Dios que nos envíe vocaciones, jóvenes que digan: «Yo me tiro a la piscina por el Señor y por la Iglesia». Las vocaciones exigen una pastoral juvenil y familiar seria, porque está todo unido. Si no hay familias que recen, difícilmente habrá vocaciones.

En Lérida solo hay un seminarista. ¿Por qué no hay más vocaciones?

La crisis de los matrimonios y de las vocaciones existe porque hay mucha gente joven con miedo a comprometerse para siempre. A veces nos consolamos con que haya chicos que dediquen un verano al tercer mundo, y eso está muy bien, pero hay que arriesgarse con compromisos estables. Además, está la tremenda secularización social. Todos nos quejamos del materialismo pero, a la hora de la verdad, construimos una sociedad en la que el hedonismo y el sensualismo están omnipresentes para despertar la parte más pasional de la gente.

Y esto, ¿cómo se combate?

¡Con el Señor! Y aprovechando lo que tenemos (colegios, profesores, parroquias, catequesis…), y consiguiendo que los cristianos, sobre todo los curas, empezando por el obispo, vivamos y mostremos la alegría. Sin hacer teatros, es necesario que los jóvenes nos vean felices y alegres por lo que Cristo nos da.

José Antonio Méndez
Salvador Giménez Valls

Nació en 1948 en Muro de Alcoy (Alicante). Es sacerdote desde 1973 y obispo desde 2005. Ha sido, entre otros cargos, párroco, rector del Seminario Menor, director de colegio, obispo auxiliar de Valencia y, desde 2009, obispo de Menorca.

 

 

Fecha de publicación: 17 de Septiembre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.