En destinos como Etiopía, Guinea Conakri, Togo, Perú y Filipinas, entre otros

VALENCIA, 2 SEP. (AVAN).- Los jóvenes y seminaristas valencianos que viajaron este verano a distintos países, en África, Asia y Sudamérica, para ayudar a los misioneros que viven allí realizando distintos proyectos de evangelización, educativos y socio-sanitarios, entre otros, han regresado ya en los últimos días a Valencia.

Así, siete seminaristas y dos sacerdotes se desplazaron a Huancavelica, en Perú, del 6 al 29 de agosto para ayudar a una misión dirigida por sacerdotes del Opus Dei, en poblados de los Andes, situados a más de tres mil metros de altura sobre el nivel del mar, según fuentes de la Biblioteca Sacerdotal Almudí, organizadora de la iniciativa.

Entre otras acciones, han impartido clases y talleres de guitarra, liturgia o entrenamiento de fútbol así como de comunicación a jóvenes alumnos del Seminario Menor en Huancavelica.

Igualmente, han visitado a religiosas de distintas órdenes y congregaciones y a los presos de la cárcel con quienes departieron y participaron en la celebración de varias misas.

Asimismo, un seminarista viajó a Etiopía en julio y agosto para colaborar con un misionero en el poblado de Gode.

Igualmente, un grupo de tres seminaristas y el vicerrector del Seminario, Sergio Requena, permanecieron en la ciudad de Siguiri, en Guinea Conakri, aunque tuvieron que adelantar semanas su regreso, tras concluir sus labores de apoyo pastoral en misiones salesianas, “por la creciente preocupación que se tenía desde Valencia por nosotros” a causa del virus de Ébola”, según explicó Requena, que destacó que la experiencia fue “muy enriquecedora”.

Juniors, UCV y Verbum Dei
Además, un grupo de nueve voluntarios, entre ellos un seminarista, participó en la expedición que Juniors Moviment Diocesà organizó a la diócesis de Kara, en Togo. Ésta ha sido la cuarta vez que el movimiento Juniors ha organizado este viaje para colaborar en un proyecto del movimiento juvenil “Coeurs Vaillants-Ames Vaillantes” (“Corazones Valientes y Almas Valientes”) impulsado por el misionero valenciano salesiano José Guillén.

En esta ocasión, “han formado a 300 jóvenes togoleses, educadores y monitores, para organizar campamentos para más de mil niños y adolescentes”, según han confirmado fuentes del movimiento Juniors, que han subrayado “los resultados muy positivos de este viaje”.

Por su parte, profesores y estudiantes de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) viajaron a zonas deprimidas de Perú y Paraguay para ayudar en “labores de refuerzo escolar, prevención e higiene y asistencia en parroquias”, un viaje que la UCV organiza cada verano desde el año 2007.

Así, en julio cuatro estudiantes y un profesor se desplazaron a la ciudad paraguaya de Villarrica para colaborar con religiosas vinculadas a la diócesis de Valencia presentes allí “impartiendo charlas en centros educativos y llevando a cabo una campaña de higiene dental”.

Igualmente, la pasada semana regresaron de Perú otros tres estudiantes de la UCV, coordinados por la técnico de Acción social, Isabel Fuentes, junto al sacerdote Javier Grande, rector del Seminario Menor de Xàtiva. En el país andino los voluntarios han colaborado con el sacerdote Vicent Font Pedro, misionero valenciano que desarrolla su labor en los suburbios de Lima.

Igualmente, dos jóvenes valencianas se unieron al grupo de diez jóvenes de distintos puntos de España que viajó en julio a Filipinas para ayudar a las religiosas de la Fraternidad Misionera Verbum Dei en su misión de la capital, Manila. En este caso, la labor de las jóvenes fue “enseñar inglés a niños de entre 3 y 6 años, realizar talleres con adolescentes nativos y colaborar en labores de reconstrucción de infraestructuras y viviendas”. Por su parte, una joven valenciana realizó en agosto, por primera vez, un viaje misionero a la capital peruana, Lima, donde ayudó en la misión de las Cooperadoras de Betania.

Comisión diocesana de Misiones del Arzobispado
Por su lado, otro grupo de doce jóvenes valencianos, que surgió de las reuniones que organiza la comisión diocesana de Misiones del Arzobispado, estuvo en agosto en Tánger (Marruecos) realizando labores de “voluntariado en un hospital con niños de la calle y con personas con discapacidad que son abandonadas por sus familias”, según ha indicado Arturo García, presidente de la comisión diocesana, que ha explicado que los jóvenes proceden de diversas parroquias de la diócesis.

Otro grupo de jóvenes, que también colaboran con la comisión diocesana de Misiones, se desplazaron en agosto a Etiopía para ayudar a las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta en los orfanatos y en la organización de campamentos.

Además de organizar estos dos viajes a Tánger y Etiopía, la comisión diocesana de Misiones también ha colaborado en la organización de los viajes realizados por Juniors Moviment Diocesà, la fraternidad Verbum Dei y la UCV. (AVAN)

(Fotografías: Biblioteca Sacerdotal Almudí)

Pie de foto: Seminaristas valencianos imparten clases y talleres en Huancavelica (Perú) y visitan a religiosas, entre otras actividades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.