2014-08-30 Radio Vaticana

(RV).- El Papa Francisco reiteró su paternal y constante cercanía en una llamada telefónica a Don Behanam Benoka, que trabaja en un campo de refugiados de Ankawa, y que le había escrito una carta contándole la trágica situación que sufren cientos de miles de cristianos, en la atormentada nación iraquí y agradeciéndole sus incesantes llamamientos para que se ponga fin a la violencia.
El vicedirector de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Padre Ciro Benedettini confirmó la noticia publicada por la Agencia Zenit, en la que el sacerdote de una pequeña ciudad cristiana, cerca de Mosul, señala que el Papa Bergoglio aseguró su conmoción ante tanto dolor, su cercanía espiritual y, junto con su bendición apostólica, sus oraciones por la gracia de la perseverancia en la fe. Recordamos que en días pasados, el enviado personal del Santo Padre, Cardenal Fernando Filoni, viajó a Irak llevando también un millón de dólares de parte del Pontífice para los refugiados iraquíes. (CdM – RV)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.