Hasta el último día antes de su muerte acudió al colegio que fundó de niños marginados

VALENCIA, 8 AGO. (AVAN).- Los restos mortales de la religiosa Gertrudis Rol, fallecida ayer en Valencia a los 84 años tras más de 45 dedicada a la educación de niños gitanos, han recibido a mediodía de hoy sepultura en el panteón de la congregación religiosa Madres Desamparados San José de la Montaña, a la que pertenecía, en el Cementerio General de Valencia.

La madre Gertrudis fue fundadora del colegio para niños gitanos y marginados “Madre Petra” en el monte El Vedat del término valenciano de Torrent, del que seguía siendo directora y al que todavía acudía cada día desde Valencia. “Incluso horas antes de su fallecimiento ocurrido ayer, jueves, en la víspera y a pesar de que su superiora le había pedido que no lo hiciera, dado su agotamiento, ella todavía marchó al colegio”, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la comunidad de religiosas.

Antes del sepelio de la religiosa, ha tenido lugar la misa exequial en la iglesia de la Casa Generalicia de la congregación, en la que han participado, además de la comunidad de religiosas y de profesores, empleados y padres de alumnos del colegio, Amparo Folgado, alcaldesa de Torrent; José Alfredo Peris, rector de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV); José Francisco Serrano Oceja, decano de la facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad San Pablo CEU de Madrid; y Francisco Nemesio, secretario de la Asociación “Juan Pablo II” Gitanos y Marginados, entre otros colaboradores de la religiosa fallecida.

Sobre el féretro con los restos mortales de la madre Gertrudis ha sido colocado un volumen de las constituciones de su congregación, Madres Desamparados San José de la Montaña.

Al término de la eucaristía, que ha estado presidida por el sacerdote carmelita descalzo Vicente Melió, el secretario particular del Arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, Álvaro Almenar, que ha concelebrado en la misa, ha transmitido las condolencias del prelado, que mantenía una estrecha relación con la religiosa fallecida. Monseñor Osoro se encuentra en Santander participando en los cursos de verano de la UCV, donde ha ofrecido la misa por el eterno descanso de la madre Gertrudis, según Almenar.

La religiosa fue encontrada sin vida en la mañana de ayer en su habitación de la Casa Generalicia de su congregación, ubicada en la calle San José de la Montaña, 15, de Valencia, como consecuencia de un paro cardíaco.

Más de 3.000 niños y niñas gitanos formados por madre Gertrudis

El colegio Madre Petra de Torrent cuenta en la actualidad con más de 200 alumnos, en su mayoría gitanos, procedentes de la ciudad de Valencia y de localidades próximas como Torrent, Xirivella, Aldaia y Alaquàs, y también otros niños, hijos de inmigrantes, nacidos en Bolivia, Ecuador o Rumanía, entre otros países.

Además de formar a los alumnos en las etapas de Infantil, Primaria y Secundaria, el centro Madre Petra ofrece talleres de inserción sociolaboral a jóvenes de entre 16 y 30 años, en los que aprenden los oficios de corte y confección, peluquería, jardinería y mecánica, entre otros. Asimismo, el centro cuenta con la primera coral de escolares gitanos formada en el mundo.

El origen del centro se remonta a 1969, cuando la madre Gertrudis llegó a Torrent, y “fue recibida a pedradas cuando intentaba enseñar a sumar a unos niños con una improvisada pizarra bajo un olivo”, según recordaba ella misma en unas recientes declaraciones al semanario Paraula. Desde entonces, han pasado por las aulas del colegio construido a iniciativa de la religiosa en Torrent, más de 3.000 niños y jóvenes.

La ermita de la Virgen Gitana

Además, la madre Gertrudis impulsó, en el año 2010, la construcción de una ermita dedicada a la Virgen Gitana en las instalaciones del colegio Madre Petra, con una réplica de la “Majarí Calí”.

La imagen original de la “Majarí Calí”, que se venera en el colegio desde 1978 a iniciativa también de la religiosa ahora fallecida, es una talla de madera de 130 centímetros de altura, obra del escultor valenciano José Luis Vicent, que representa el misterio de la Maternidad Divina, en la que se ve a la Madre de Dios con su hijo en brazos, ambos con rasgos gitanos.

La coronación canónica de la Majarí Calí fue acordada, en 1988, por el entonces arzobispo de Valencia, monseñor Miguel Roca Cabanellas, tras la recogida de miles de firmas entre los gitanos, que acudieron de forma multitudinaria a la coronación aquel mismo año.

(Pie de foto: Profesores, empleados y colaboradores del colegio «Madre Petra» de Torrent sacan a hombros el féretro con los restos mortales de la madre Gertrudis. Firma: Javier Peiró)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.