Del marido de María y padre putativo de Jesús, los evangelistas no transmitieron ninguna palabra. Sin embargo, una mirada más cercana a las Sagradas Escrituras, especialmente al Antiguo Testamento, revela la profundidad de este personaje. Así lo explica el sacerdote dominico Philippe Lefebvre, profesor de la Facultad de Teología de Friburgo, Suiza.

Adélaïde Patrignani – Ciudad del Vaticano

¿Su lugar explícito en la Biblia habrá ayudado a convertirlo en un ejemplo de discreción y humildad? San José aparece en solo unos cuarenta versículos, es decir, el 0,45% del Nuevo Testamento. Sin embargo, es un personaje fundamental, que acompaña el cumplimiento de las Escrituras con su esposa, la Virgen María, y el hijo que Dios le ha confiado, Jesús. Su vida y actitud resuenan junto a las figuras del Antiguo Testamento, y hoy en día constituyen un modelo para muchos creyentes.

Este 8 de diciembre de 2020 marcó el 150 aniversario de la proclamación de san José como Patrono de la Iglesia Universal. Con motivo de esta ocasión, el Papa Francisco dedicó al carpintero de Nazaret una Carta apostólicaPatris Corde (Con un corazón de padre), y proclamó los próximos doce meses como un «Año de San José». Apoyado en la Palabra de Dios, el padre Philippe Lefebvre, dominico, profesor de Antiguo Testamento en la Facultad de Teología de Friburgo, Suiza, y autor del libro “San José, la elocuencia de un taciturno”, nos ayuda a profundizar en esta figura.

¿Qué significa el título de «Patrono de la Iglesia Universal» concedido a José, el Justo?

Bíblicamente hablando, diría que hay algo muy profundo. Cuando leemos, en particular, el principio del Evangelio según san Mateo, José es en cierto modo un nuevo Moisés. El ángel del Señor habla a José, lo envía a Egipto, lo trae de vuelta de Egipto… Esto hace el ángel con palabras que ya habían sido dirigidas a Moisés en el libro del Éxodo. Moisés es realmente el que hace salir al pueblo de Egipto, y se ocupa de este pueblo con muchos reveses. Creo que algo así acontece con José, en primer lugar, con la Sagrada Familia, cuidando de María, de Jesús, yendo y viniendo entre Egipto e Israel, teniendo esta obediencia a lo que Dios le pide a través de su ángel. José es el primero, el precursor, de toda una aventura que mueve a la Iglesia.

En el capítulo dos del Evangelio de Mateo, se cita un versículo del profeta Oseas, cuando José es llamado con su familia de Egipto a Israel: ‘De Egipto llamé a mi hijo’. En Oseas el hijo es Israel. Cuando leemos Mateo, se dice que el hijo es, por supuesto, Jesús. Y cuando se lee Mateo, entonces, ¿no es José esa figura de un hijo, que camina en el nombre del Padre, de Israel a Egipto, de Egipto a Israel, y cuida de su familia? ¿No es él mismo la figura de un hijo de Dios que camina sobre los pasos de Dios? Por lo tanto, este versículo puede aplicarse a José, a Jesús y a todo el pueblo, al igual que al antiguo Israel y a la Iglesia nueva. José es ya, por ende, el patrono de toda esta Iglesia que aparecerá poco a poco en la predicación de Jesús y después de su resurrección.

Este título fue dado por Pío IX en 1870, en la solemnidad de la Inmaculada Concepción. ¿Qué vínculo puede establecerse entre la Inmaculada Concepción de la Virgen María y san José. ¿Fue José el custodio de la pureza original de María?

Si lees el Evangelio de Mateo, se ve que José primero quiere despedir a María cuando la ve embarazada. Entonces el ángel del Señor le habla: «No temas tomar a María como tu esposa, en tu casa». Esto ocurre mientras José está dormido, es decir, al principio del Evangelio de san Mateo está la primera escena de la Biblia… Adán está dormido por Dios, y Dios le trae una mujer, para él. Hay en el encuentro entre José y María algo de Adán y su esposa que se juega, una especie de primer encuentro, una forma de reconectar con lo que se experimentó por primera vez en el encuentro de un hombre y una mujer. Dios les dice a este hombre y a esta mujer que serán «una sola carne», y creo que José y María hacen una sola carne. A menudo se piensa que es a través de la sexualidad – sí, entre otras cosas – pero es esencialmente, ya sea que usemos la sexualidad o no, a través del Espíritu Santo. Y creo que José y María están unidos por el Espíritu de Dios en este encuentro y para este «proyecto común» que es acoger al Hijo de Dios. José no es solo un protector. A través del Espíritu Santo, lo que se engendra en María es Jesús, pero también el encuentro. Es todo lo que hace el Espíritu, toda la obra del Espíritu, que es primero el encuentro de José y María unidos.

Jesús es confiado por Dios a José, que es, por lo tanto, su padre putativo. ¿Qué nos dice esto hoy sobre cómo ser padre? ¿Qué puede aportar José a la paternidad?

Nos recuerda una realidad que la Biblia dice todo el tiempo: todo niño viene de Dios. Es ante todo Dios quien genera, no solo un conjunto de fenómenos físicos o fisiológicos, etc., sino también toda una serie de otros fenómenos. José nos recuerda eso. Se podría decir que es un padre de segunda clase, porque no es realmente el progenitor: ningún padre es en primer lugar el progenitor, en cierto modo. Toda vida viene originalmente de Dios. José es, por lo tanto, un padre porque no se define a sí mismo – como ningún padre en el mundo – por el mero hecho de ser un progenitor, sino que se define por la acogida del Hijo de Dios.

María, en el capítulo dos del Evangelio de Lucas, cuando Jesús tenía doce años y se quedó en el Templo, dijo a su hijo cuando lo encontró: ‘Tu padre y yo hemos sufrido mucho’. Tu padre y yo: un padre es aquel que recibe un hijo, y cuando encuentra a Jesús, lo recibe de nuevo, estaba perdido, es encontrado. Hay algo del padre visto como aquel que recibe un hijo de Dios, y esto me parece decisivo para nuestro pensamiento sobre la paternidad.

En el momento actual de prueba que vivimos, con incertidumbres, renuncias y una visión bastante oscura del futuro, ¿cómo puede inspirarnos la actitud de José?

José es consciente, tiene una visión privilegiada de lo que está pasando. Él vive algo que muchos están viviendo: saber que la vida viene de Dios, tener una vida que tal vez los otros no pueden entender, es decir, acoger a María que ya está embarazada. José está en un mundo difícil, una situación complicada, una situación política complicada incluso en su propio tiempo, con Roma, Israel, el establecimiento del Reino de David, etc. Está consciente, da refugio, está viviendo un secreto de vida que Dios le ha confiado. En otras palabras, la vida viene de Dios, la salvación viene de Dios, la salvación es una persona que se le ha confiado. Creo que esto es lo que vivimos hoy en día. El mundo está complicado, no entendemos todo, pero sabemos que la vida viene de Dios, que es dada por Dios, y que está prometida a un futuro, a un viaje que nos transformará, y nos transformará mucho. José está atento, es como un poseedor consciente de este regalo de vida de Dios, en un mundo que se cuestiona y no está especialmente “al corriente” o consciente de su entorno. Esto también es lo que Jesús experimentará después.

En este tiempo de Adviento, a menudo nos referimos a la figura de la Virgen María como modelo de actitud interior para vivir este periodo. ¿San José también tiene su lugar?

Por supuesto, en primer lugar, porque María y él son una sola carne. Se embarcaron en esta aventura con Dios siendo hombre y mujer, se conocieron a través de Dios. Yo diría que son los primeros en albergar este secreto de la vida dada por Dios, la vida de un Hijo de Dios que transformará el mundo. Creo que el Adviento es un tiempo de retiro, y en este momento el mundo puede estar un poco adormecido, desesperado, pero existe este secreto de la vida que nos une, que nos sostiene, que nos prepara, y esto es lo que José y María viven primero. En esto, son absolutamente personas a las que hay que seguir y a las que hay que unirse durante este tiempo de Adviento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.