En la actualidad atienden a 140 personas sin hogar y en riesgo de exclusión

VALENCIA, 26 AGO. (AVAN).- La Ciudad de la Esperanza (CIDES) ubicada en la localidad valenciana de Aldaia, ofrece plazas para acoger a refugiados afganos mayores edad, ante la crisis que se vive en Afganistán tras la llegada de los talibanes y la toma de control de la capital, Kabul, el pasado 15 de agosto.

Actualmente, en las instalaciones de CIDES “atendemos a 140 personas sin hogar y en riesgo de exclusión social, procedentes de 35 países diferentes, y tenemos las puertas abiertas, y nuestros corazones, para acoger a todo el que lo necesite, especialmente ahora a afganos que hayan huido de su país y necesiten un hogar”, ha indicado el sacerdote Vicente Aparicio, director de la entidad.

Precisamente, la Ciudad de la Esperanza acogió “durante mucho tiempo” a un hombre afgano “al que tenemos mucho cariño y que ha conseguido rehacer su vida, tiene un trabajo y un alojamiento propio, y siempre que puede viene a visitarnos”, ha añadido.

Desde el centro recuerdan que mantienen sus puertas abiertas “todos los días del año para atender a los usuarios, que deben cumplir las condiciones de ser varones y mayores de edad”, ha explicado Aparicio.

En las instalaciones de Aldaia, que cuentan con un total de 180 plazas, ofrecen a los usuarios los servicios de desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

Los usuarios viven en bungalows de 4 a 6 personas con una sala de estar común donde hay televisores y además también disponen de servicio Wifi.

Asimismo, “CIDES es un centro cristiano católico pero está abierto a todas las religiones y cultura, lo único que se pide es respeto en la convivencia dentro del centro, donde muchos de los usuarios son musulmanes y tienen un menú Halal”.

Medidas preventivas frente a la pandemia

Ante la situación de emergencia sanitaria actual por la pandemia el centro cumple con todas las medidas preventivas establecidas por las autoridades y los nuevos usuarios “sólo pueden acceder con PCR negativo asegurando, en todo caso, que no hay riesgo de contagio de la Covid-19”, ha subrayado.

Además, en el comedor y en el resto de instalaciones “se mantiene la distancia de seguridad de un metro y medio mínimo, a la hora de las diferentes comidas entran en diferentes turnos para evitar acumulación y los usuarios se sientan de dos en dos en mesas con capacidad para 4 personas” ha explicado Aparicio, que ha señalado que «todos los días se desinfectan todas las instalaciones».


Respecto a las clases de informática, alfabetización y español “también en agosto se siguen realizando, en grupos reducidos y con todas las medidas de seguridad pero hemos cerrado el gimnasio y cancelado las actividades deportivas en grupo».

La Ciudad de la Esperanza, CIDES, es una asociación benéfico-social sin ánimo de lucro de la Iglesia en Valencia, declarada de utilidad pública, que cuenta con la colaboración de Cáritas Diocesana de Valencia y el Arzobispado.

Fotografías de archivo de CIDES. En el centro, Vicente Aparicio. Firma: A.Sáiz

Vicente Aparicio, director de CIDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.