Serán concretadas en los próximos días en la Diócesis de Valencia

Archidiócesis de Valencia, 30 ABR. – El Arzobispado de Valencia informará en los próximos días de las medidas de prevención para la celebración del culto público en los templos de la Diócesis de Valencia, ante el inicio de la salida del confinamiento, cuya aplicación se producirá a partir del lunes 11 de mayo. Por su parte, la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha publicado hoy las medidas con carácter general, “aconsejando máxima prudencia en su aplicación, que cada Diócesis habrá de concretar” al tiempo que subrayan que “será necesaria una evaluación continuada que permita valorar su puesta en práctica y modificación en las situaciones que sea necesario, teniendo en cuenta lo que la autoridad sanitaria disponga en cada momento”.


Fases de aplicación

En la Fase 0, en la que nos encontramos, se mantiene la situación actual, es decir, culto sin pueblo y atención religiosa personalizada, poniendo atención especial a los que han perdido a seres queridos, y preparando en cada Diócesis y parroquias las fases siguientes.

En la Fase 1, a partir del 11 de mayo, se permitirá la asistencia grupal, pero no masiva, a los templos sin superar el tercio del aforo, con eucaristías dominicales y diarias, y quizá con preferencia al acompañamiento de las familias en su duelo.

En la Fase 2 tendrá lugar el restablecimiento de los servicios ordinarios y grupales de la acción pastoral con los criterios organizativos y sanitarios –mitad del aforo, higiene, distancia– y medidas que se refieren a continuación.

Por último, en la Fase 3 se desarrollará la vida pastoral ordinaria que tenga en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad.

Disposiciones de carácter general

Como disposiciones de carácter general, la CEE ha destacado la prórroga de la dispensa del precepto dominical, “invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo beneficiarse de la retransmisión a través de los medios de comunicación para quien no pueda acudir al templo. También se invita las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo a que valoren la conveniencia de no salir de sus domicilios”.

Tal como se ha indicado, se establece el aforo máximo de los templos de 1/3 en la primera fase y 1/2 en la segunda, manteniendo siempre la distancia de seguridad.

Además, “en las Eucaristías dominicales, allí donde sea necesario y posible, se debe procurar aumentar el número de celebraciones cuando haya mayor afluencia de fieles, a fin de descongestionar los templos”.

Se recomienda que los fieles hagan uso de mascarilla con carácter general, las pilas de agua bendita continuarán vacías y las puertas de las iglesias se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones para no tener que tocar manillas o pomos.


DESCARGAR PDF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.