Lanzan la campaña “Podem fer-ho Fam Zero”, junto a profesores y familias

VALENCIA, 31 ENE. (AVAN).- Alumnos del Colegio Diocesano San Antonio de Padua I de Catarroja han recogido cerca de 800 kilos de alimentos para familias necesitadas, ante las consecuencias de la pandemia, a través de la campaña que han titulado “Podem fer-ho Fam Zero” (“Podemos hacerlo Hambre Cero”) junto con profesores y familias.

La iniciativa se enmarca dentro de un proyecto de Aprendizaje y Servicio (APS) y surgió el pasado mes de septiembre ante la “inquietud de dejar desabastecida la campaña del Kilo de Navidad a causa de un posible confinamiento por la pandemia de COVID-19”, según explican desde el centro escolar.

Desde entonces, los alumnos han realizado diversas actividades dentro de la campaña y empezaron a recoger alimentos no perecederos y de primera necesidad que entregaron el economato interparroquial de Catarroja, que atiende en estos momentos a 140 familias.
El perfil de las familias ha ido cambiado, debido a las nuevas necesidades con motivo de la crisis derivada de la pandemia, según Susi Hernández, responsable de Cáritas parroquial de San Antonio de Padua. “La falta de ingresos en muchos hogares está incrementando las peticiones de ayuda y muchas familias están entrando en pobreza”, añade.

Por ello, desde la Cáritas parroquial y el economato interparroquial de Catarroja agradecen todas las aportaciones y donativos, y el esfuerzo de los alumnos y equipo del colegio diocesano que están colaborando con ellos.

Para llevar adelante la iniciativa “Podem fer-ho Fam Zero”, la comunidad educativa de San Antonio de Padua se puso en contacto con el economato “con el fin de averiguar sus necesidades y realizar un video motivador para el alumnado donde se diera a conocer su realidad y funcionamiento”.

Proyecto integrador, desde todas las asignaturas como Arte, Matemáticas y Lengua

Igualmente, desde la asignatura de Arts&Crafts, los alumnos realizaron carteles para decorar la plaza de Catarroja y dar mayor visibilidad  a la campaña; y para la realización de las listas de la compra, tuvieron que averiguar los precios de los productos para realizar presupuestos en la asignatura de matemáticas y realizaron periódicos digitales en la asignatura de Lengua para su posterior venta.

Por su parte, el supermercado CONSUM cedió varios carros de la compra que se pusieron en las diferentes puertas de entrada al colegio y el grupo de Pastoral familiar del colegio colaboró con la realización de un termómetro de cartón donde “se iban midiendo los kilos de comida recogidos”.

La colaboración y motivación “de toda la comunidad educativa ha sido máxima, y por ello se ha podido alcanzar la cantidad de 740 kilos de alimentos no perecederos y productos de higiene”, según explican desde el colegio.

El proyecto está enmarcado, además,  dentro del programa de Conselleria AULES CREATIVES y a través de él se trabajan los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la agenda 2030 .

Asimismo, cumple con el ideario y carisma de los Colegios Diocesanos, entre los que figura la formación integral del alumno, su educación desde el Evangelio, con la apertura a los más desfavorecidos, y “trabajar al unísono familia, escuela y parroquia para motivar a las familias a ser más partícipes en la educación de sus hijos de una forma integral”.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.