Llevan seis años en Tanzania, rodeados de “extrema pobreza” pero radiantes de felicidad por su vida de “total entrega y confianza en la voluntad de Dios”

VALENCIA, 15 OCT. (AVAN) .- Juan Pablo Trenor y María Martínez, junto a sus cinco hijos, familia valenciana del Camino Neocatecumenal, viven en Arusha (Tanzania), desde hace seis años, cuando tomaron la decisión de ofrecerse como familia en misión, dejando sus profesiones de publicista y fisioterapeuta, y su vida en España.

 

Según afirman, con motivo este próximo domingo de la Jornada Mundial de las Misiones, Domund, “el Evangelio cambia la vida de las personas, les aporta valores imprescindibles como la dignidad, aun en medio de la pobreza” y, pese a las dificultades que puedan experimentar en muchos momentos, su felicidad y confianza en la voluntad de Dios es “plena”.

Precisamente, Juan Pablo y María con sus hijos ofrecen su testimonio este año en el video promocional del Domund 2020, y en él nos transmiten la importancia de que la Iglesia sea misionera “porque una Iglesia sin misioneros que anuncien el Evangelio es una Iglesia que languidece y se va muriendo poco a poco”.

Igualmente, afirman que “lo primero es esta unidos en la oración, rezar los unos por los otros, rezar por la Iglesia y por los misioneros”.

En Arusha, esta familia misionera ayuda todos los días en la pastoral de la parroquia, en la formación de adultos y acompañando en el discernimiento vocacional de jóvenes que quieren ingresar al seminario.

A lo largo de estos años en Tanzania, el matrimonio ha experimentado momentos extraordinarios , de paz y gratitud a Dios porque la misión les enriquece, pero también han pasado dificultades en el camino y sufrimientos. Explican, por ejemplo, cómo es vivir con sus hijos entre cortes de luz y periodos sin agua y con un idioma que desconocían pero “Dios suple todas las carencias” y, en muchas ocasiones, “a través del sufrimiento, nos hemos encontrado con Él”, afirma María.

Recientemente, han escrito el libro “Maasai, aprendiendo las obras de misericordia corporales” en el que los niños pueden darse cuenta de lo que es el amor al prójimo y que aprendan que no todo es “yo, yo y yo”. “Otra manera de evangelizar pero expresando alegría y agradecimiento de forma que llegue fácilmente a los niños y que ayudemos a la vez a padres y madres a transmitirles la fe”, explican. El libro puede adquirirse en su blog “El corazón del hombre”, en la dirección www.elcorazondelhombre.com donde relatan sus experiencias en la misión.

Este verano fueron recibidos también por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que les aseguró ver en ellos “el don de Dios. Dios es siempre misericordia. Vosotros sois testigos de su amor: llevadlo a todas partes”.

En la actualidad, se contabilizan en todo el mundo un total de 225 misioneros valencianos, tanto sacerdotes y religiosos y religiosas pertenecientes a órdenes y congregaciones como a la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA), como laicos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.