“Necesitamos una clase política que defienda por encima de todo los derechos fundamentales, que trabaje por la paz, por el diálogo, no por los propios intereses, no por las ideologías”
 

Archidiócesis de Valencia, 10 junio.- El Cardenal Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que ha presentado hoy las acciones de la nueva Comisión diocesana creada ante las consecuencias económicas y sociales originadas por la pandemia del COVID-19, se ha referido al área de la Educación “de iniciativa social, que reclama y exige equidad en la atención a sus derechos inalienables como es el de la educación en condiciones equiparables a lo que es iniciativa estatal y obra y obligación del Estado”. Al respecto ha señalado que “cuando el Presidente del Gobierno anunció la distribución de ayudas económicas a las Comunidades Autónomas, también anunció que se iba a ayudar a la sanidad pública y puso un gran énfasis a la escuela pública, y eso no es propio de un Presidente del Gobierno, usted está para todos, no para unos pocos”.

El Cardenal Cañizares ha señalado que la Educación completa “la visión de la Iglesia al servicio de las personas, al bien común y a la sociedad por cuanto viene haciendo tan destacadamente en este campo”. En referencia a la Educación de iniciativa social, como son los Colegios diocesanos de la Archidiócesis de Valencia, que se encuentran en las zonas más deprimidas y atienden a los niños y sus familias en situación de vulnerabilidad, ha recordado que “los cuatro mejores colegios de la Comunidad Valenciana son de iniciativa social. No hay ningún colegio público tenga el número de integración que estos atienden, ni ninguno que tenga esos ´veranos diferentes`, en los que tienen atención diaria, incluso con comida y vestidos para estos chavales”.

Así, ha recordado la labor de los 65 colegios diocesanos “que están haciendo una obra admirable”. Entre ellos ha puesto como ejemplo el de Santiago Apóstol, en Marchalenes; el de los Desamparados, en Nazaret-La Punta; el de Santiago, del Cabañal; y el Niños Huérfanos de San Vicente, en San Antonio de Benagéber, porque “todos ellos son modélicos y dignos del mayor encomio y honor”. También, ha resaltado la labor de la Universidad Católica San Vicente Mártir, que, “además de por su calidad de enseñanza y educación, destaca por la gran obra social que viene desempeñando en Valencia”.

El Arzobispo de Valencia ha enumerado acciones que está desarrollando la Comisión, comprometida a colaborar con otras instituciones civiles y sociales, que atenderá prioritariamente el empleo digno y la regeneración social, junto a otros aspectos necesarios para el bien común de la persona y del tejido social. En este sentido, ha señalado que “necesitamos políticos de la concordia, que sigan la trayectoria que hemos heredado, que se plasma en la Constitución. Una clase política que defienda por encima de todo los derechos fundamentales, que trabaje por la paz, que trabaje por el diálogo, no por los propios intereses, no por las ideologías. Que trabaje por España, por encima de todo el bien común, que a veces entre los políticos no se conjuga. Les pido, por favor, que dejen de resucitar viejos fantasmas, que están superados, que España no quiere eso. España lo que quiere es paz, concordia, trabajo”.

El cardenal Cañizares ha indicado que esta Comisión nace para la “reconstrucción o reconstitución moral, cultural, religiosa, social ante las crisis que nos aflige y para colaborar con quien corresponda en el bien común de España, en estos momentos, en los que la Iglesia en Valencia, siguiendo lo dicho en el Vaticano II, asume los gozos y esperanzas, las tristezas y sufrimientos de los hombres con los que se siente enteramente solidaria”.

Esta Comisión está integrada por Cáritas Valencia, la Universidad Católica de Valencia y varios sacerdotes y empresarios a los que ha elogiado “su labor e implicación” para garantizar el empleo digno ante esta “terrible situación” derivada de la crisis sanitaria.

En este sentido, el cardenal Cañizares ha elogiado la labor de Cáritas diocesana y las Cáritas parroquiales, “entre otras instituciones de caridad y servicio a los pobres y necesitados, a los enfermos y ancianos”. Y ha trasladado palabras de gratitud a los miles de voluntarios tanto de Cáritas como de otras entidades porque son “un verdadero ejército al servicio de los más pobres”.

En esta misma línea, ha elogiado la tarea de la diócesis en el campo del matrimonio y la familia, en el terreno de la formación, por el Instituto Juan Pablo II de la UCV, en el de la Pastoral familiar y en el de la atención por parte de la Vicaría Judicial en el tema de conflictos, para la mediación y concordia que ha seguido activo incluso en estos tiempos de confinamiento.

(Fotos: Víctor Gutiérrez.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.