Pide prudencia ante las peticiones de recibir la eucaristía presencial y apertura de templos

Archidiócesis de Valencia, 29 abril.- El Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha dado indicaciones para promover la acción evangelizadora, con mayor acción social y caritativa ante los efectos de la pandemia. El Arzobispo ha pedido “a los Colegios diocesanos, que presten comedores para los alumnos que lo necesiten y alimento a sus familias. También pido a Cáritas que abra comedores y espacios adecuados a los sin casa o sin techo. Felicito y agradezco la rapidísima respuesta a poner a disposición de la Diócesis estos espacios de parroquias, órdenes e institutos de vida consagrada. Habéis sido muy generosos, queridos religiosos y religiosas y queridas parroquias. Esto también es evangelizar y se requiere estar evangelizado para obrar conforme a lo que la Iglesia nos pide. Somos una familia, formamos una unidad”.

El Arzobispo ha destacado las múltiples acciones que se están desarrollando en la Diócesis de Valencia “de quienes en hospitales o residencias de mayores están dejando su vida por los demás, los más vulnerables, por los que a través de Cáritas, de otras instituciones e iniciativas están compartiendo lo que tienen, o en tantos sacerdotes que en su ministerio parroquial, o en el ministerio de la pastoral de la salud están ofreciendo un servicio impagable y silencioso a los demás sin nada a cambio, o en tantas monjas y personas consagradas que con su vida están dando un testimonio tan valioso como el de la caridad hecha oración por los otros más necesitados. Es hora de compartir, se nos apremia a las obras de caridad y de misericordia, caridad, que va más allá de la justicia, ante una gran crisis social, económica y política. Ahí hemos de estar presentes los cristianos, testigos de caridad para contribuir con medidas eficaces y justas a la solución de esa crisis, como signo de caridad de la Iglesia de Dios, con nuestra aportación económica a los que están pasando hambre ya, a los parados, a las Cáritas parroquiales y Diocesana”.

La Diócesis de Valencia ha impulsado “Yo también soy parte” para que los fieles puedan ayudar a las parroquias, a través del portal donoamiiglesia.

El Cardenal ha señalado que la Conferencia Episcopal ha apelado a la generosidad de todos, “incluida la aportación económica personal como obispos y desde nuestra Diócesis de Valencia, que está en primera línea, ayudando en esta atención prioritaria, como expresión de la caridad, de nuestro compromiso social y público”.

Prudencia ante las peticiones de recibir la eucaristía presencial y apertura de templos

El Cardenal Cañizares se ha referido a las peticiones que han remitido fieles para recibir la eucaristía en los templos, asegurando que “comparto el deseo y la petición que estáis haciendo a vuestros Obispos: queréis recibir a Cristo en persona. Como padre que soy nada desgarra más mi corazón que no poder daros el pan de vida, pero no por miedo, sino por caridad”.

“En la situación de confinamiento que estáis anhelando la presencia de Cristo, estamos aprendiendo que Dios está dentro de nosotros o en la compañía de los nuestros. Todo esto está siendo garantía de que es verdad que Cristo vive, está presente. Algunos no lo comprenden y esto me hace sufrir más. ¿No son estas las notas de la primitiva comunidad cristiana, que la familia es la pequeña iglesia doméstica? Estamos aprendiendo de esa Iglesia que estamos palpando tan luminosamente en quienes en hospitales o residencias de mayores están dejando su vida por los más vulnerables, por los que a través de Cáritas, de otras instituciones e iniciativas están compartiendo lo que tienen, o en tantos sacerdotes que en su ministerio parroquial, o de la pastoral de la salud, están ofreciendo un servicio impagable y silencioso a los demás, o en tantas monjas y personas consagradas que con su vida están dando un testimonio tan valioso como el de la caridad hecha oración por los otros más necesitados. Ante todos ellos mi agradecimiento, mi reconocimiento sin límites”, ha expresado el Arzobispo.

El Cardenal Cañizares ha defendido la prudencia de haber mantenido las celebraciones sin presencia de fieles. “Durante los más de cuarenta días del confinamiento por la pandemia, las directrices que hemos dado los obispos, yo mismo en la Diócesis de Valencia, van encaminadas a cumplir con la Ley de Dios, que en su quinto mandamiento nos manda guardar, promover y defender la vida, preservarla, la nuestra y la de los demás. Y eso es lo que estamos haciendo: preservar de posibles contagios y extensiones de la pandemia”.

El Arzobispo ha añadido: “¿No estamos defendiendo y promoviendo la vida?, ¿no es el primer mandamiento amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos?, ¿no es el mandamiento de la caridad, ‘amaos unos a otros como yo o he amado’, qué está por encima de la caridad? Si hubiese habido algún caso de contagio por reunión en la Iglesia, como han podido ser otras reuniones causantes de la extensión de la pandemia, si hubiese el más mínimo caso de propagación por causa o negligencia en la Iglesia o de la Iglesia, no faltarían corifeos propagandísticos que nos echasen despiadadamente las culpas, como Nerón culpó a los cristianos de los incendios por él provocados en Roma, y desató las iras de los ciudadanos de Roma y se lanzaron en persecución terrible y cruel de los cristianos, de todos. Hemos de ayudar en lo que es justo y en el bien común. Hemos de ayudar a los Gobiernos y a los representantes de la autoridad, y rezar por ellos. No hagáis caso de campañas orquestadas en redes sociales, enviando mensajes de alguna manera recriminatorios a la jerarquía de la Iglesia, que en lugar de abrir caminos, los cierran. La prudencia es muy necesaria en estos momentos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.