«Que esta Basílica sea un oasis de oración en la ciudad y un espacio de acogida y reconciliación”, según palabras del papa Francisco VER GALERÍA FOTOGRÁFICA
 

VALENCIA, 14 DIC. (AVAN).- El Nuncio apostólico del Papa en España, monseñor Bernardito Auza, ha visitado por primera vez Valencia para hacer entrega de la bula por la cual el papa Francisco declaró el pasado año como ´basílica menor` la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

Así, el Nuncio entregó ayer domingo el breve apostólico -o bula- titulado “A corde salvatoris” (Desde el corazón del Salvador), en una solemne celebración en la que participó el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

El acto se desarrolló en el propio templo valenciano, ubicado en la plaza de la Compañía, junto a la Lonja, en el transcurso de una celebración en la que el rector de la nueva basílica menor, Luis Miguel Castillo, leyó el texto de la bula escrita en latín traducido al castellano.

En el documento en español, firmado por el cardenal Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín, se expresa que “considerado todo debidamente, en plenitud de nuestra Autoridad Apostólica, con agrado distinguimos con el título y dignidad de Basílica Menor a dicha iglesia dedicada a Dios en honor del Sacratísimo Corazón de Jesús, en la ciudad de Valencia, concedidos los debidos derechos litúrgicos e impuestas las correspondientes obligaciones según el Decreto de titulo Basilicae Minoris publicado el 9 de noviembre de 1989”.

Igualmente, el documento continúa: “Que este signo de Nuestra Benevolencia aproveche al itinerario cristiano de los fieles en este santo lugar de oración para que, quienes experimenten los extraordinarios beneficios de caridad del Corazón de Jesús, desde aquella fuente celeste, que dispensa misericordiosamente infinitos tesoros del amor, sean revestidos de virtudes y merezcan ser inflamados en afectos, por medio de un trato admirable en el sacramento del divino amor, por el que el corazón habla al corazón. Dado en Roma, el día 12 de Noviembre, del año del Señor de 2019, séptimo de nuestro Pontificado”.

Asimismo, en su saludo al Nuncio en España, Luis Miguel Castillo le agradeció su interés “por conocernos y traernos personalmente el breve apostólico” y afirmó que por “explícito deseo de nuestro Arzobispo, trabajamos en esta iglesia para ofrecer a la ciudad de Valencia un digno culto al Sagrado Corazón”.

De igual forma, “deseamos – como el Papa Francisco nos aconsejó en su entrañable carta, con ocasión de la declaración de Basílica menor – que esta Basílica sea un oasis de oración en la ciudad y un espacio de acogida y reconciliación para todos los sedientos de Dios, que a ella se acerquen”. Y que “se forme en ella una verdadera escuela del corazón a través de la escucha de la Palabra de Dios, de la adoración y la meditación de las enseñanzas de la Iglesia”.

Como reza el lema de esta nueva basílica “Cor ad cor loquitur” (el corazón habla al corazón) “es desde su corazón que Cristo Jesús nos habla al corazón, así pues que la divina misericordia fluya desde el ardiente Corazón del Redentor hasta cada uno de nuestros corazones, especialmente de aquellos que más lo necesitan”, aseguró el rector.

Finalmente, “aprovechando la ocasión de esta singular e ilustre visita”, Luis Miguel Castillo le expresó al Nuncio “nuestra leal adhesión a la figura del Santo Padre, en la persona de Francisco, por cuyo ministerio Patrino, elevamos diariamente plegarias al buen Dios, amigo de los hombres”.

El acto de ayer incluyó una liturgia de la Palabra, una oración por el Papa y acompañamiento de música con el órgano Cabanilles.

Año jubilar hasta marzo de 2021
El 24 de noviembre del pasado año, el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, presidió la misa de declaración como basílica de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

Desde entonces, y con motivo de esa concesión de la Santa Sede, el templo valenciano celebra un año jubilar hasta el próximo mes de marzo de 2021.

Por esa razón, la iglesia acoge todos los primeros viernes de mes una meditación y una misa jubilar. Además, ofrece misas jubilares todos los domingos a las 12 horas.

El Nuncio en España concluye su visita a Valencia agradecido y admirado también por la profunda devoción a la Virgen de los Desamparados y la historia del Santo Cáliz

El Nuncio apostólico del Papa en España, monseñor Bernardito Auza, ha concluido su visita de tres días, por primera vez a Valencia, hoy, lunes, con gratitud y admiración también por la “grande y profunda devoción a la Virgen de los Desamparados” y la historia del Santo Cáliz, venerado en la Catedral de Valencia desde el siglo XV.
Así, monseñor Bernardito Auza veneró ayer la imagen de la Virgen de los Desamparados en su Basílica, besó la imagen principal de la Patrona de los valencianos accediendo por su Camarín, visitó el belén, y firmó en el Libro de Honor de la Basílica, acompañado por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares; el vicario general del Arzobispado, Vicente Fontestad, y el vicerrector, Álvaro Almenar.

El Nuncio se mostró muy cercano e impactado por la historia de la devoción de la Virgen de los Desamparados en Valencia y su origen y la vinculación con la magnífica obra social y caritativa fundacional de la Archicofradía de la Virgen que se mantiene viva en la actualidad.

Igualmente, el Nuncio de su Santidad el Papa trasladó sus saludos y bendiciones a todos, en el nombre del Papa Francisco, y expresó palabras de gratitud al Cardenal Cañizares así como “a todos los que trabajan para promover la grande y profunda devoción a la Virgen de los Desamparados”.

Asimismo, el Nuncio apostólico del Papa en España visitó también la Catedral de Valencia y su museo, acompañado por su deán, Emilio Aliaga, y por el canónigo director del Museo, José Verdeguer.

En la capilla del santo Cáliz el Nuncio veneró la copa sagrada, rezando un breve instante y ganando así la indulgencia del Año Jubilar y siguió con gran atención toda la explicación de la historia del Cáliz y de la Catedral.

Posteriormente, monseñor Auza se desplazó hasta el Seminario Mayor “La Inmaculada” en Moncada para reunirse con su rector, Fernando Ramón, y la comunidad de seminaristas y formadores.

Igualmente, dentro de su visita a Valencia se ha acercado a la iglesia de San Nicolás para conocer y visitar la parroquia, acompañado por su párroco, Antonio Corbí.

Visita a sus compatriotas de la comunidad católica de filipinos en Valencia

También, el Nuncio apostólico del Papa en España presidió ayer tarde una eucaristía en la parroquia de san Mauro Mártir, de Valencia, donde se encuentra la parroquia personal de la comunidad católica de filipinos de la diócesis valentina «Santo Niño de Cebú».

Monseñor Auza, nacido en Talibon (Filipinas), quiso visitar a la comunidad filipina que, según el sacerdote Edgar de la Cruz, titular de la parroquia personal de los filipinos y vicario de la de san Mauro Mártir, “reúne alrededor de seiscientas personas de origen filipino, que vivimos la fe en la parroquia”.

La eucaristía se celebró en inglés, con cantos en filipino y en español, y fue concelebrada por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, además de por el párroco de san Mauro Mártir y por los sacerdotes del arciprestazgo número 7, “san Pío X”.

Desde la parroquia personal “Santo Niño de Cebú” la comunidad católica filipina se ha mostrado muy agradecida al Nuncio “porque es todo un honor y un reconocimiento para nosotros”.

Finalmente, hoy, lunes, antes de finalizar su viaje, el Nuncio ha querido visitar una comunidad de religiosas filipinas en Valencia y tras mantener con ellas un encuentro, ha asistido en el Palacio Arzobispal al Consejo de Gobierno, presidido por el cardenal Cañizares.

(Fotografías del Nuncio en la Basílica del Sagrado Corazón, venerando el Santo Cáliz en la Catedral de Valencia y junto a la imagen de la Virgen de los Desamparados en su Basílica)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.