La UCV celebrará en octubre un encuentro internacional para reivindicar la desconocida figura del valenciano fray Antonio Margil, evangelizador de Texas, cuya capital fue nombrada en su honor

UCV, 27 de agosto- La Universidad Católica de Valencia (UCV) celebrará el próximo mes de octubre el II Foro Internacional sobre Fr. Antonio Margil de Jesús. Nacido en Valencia, este fraile franciscano (1657 – 1726) abandonó su tierra natal en 1683 para ser misionero y evangelizador de América. Figura muy conocida en el país al que dedicó su vida, México, es prácticamente un desconocido, no sólo en España, sino entre los propios valencianos.

Para reivindicar su importancia histórica se celebra este encuentro internacional en la UCV el 2 de octubre próximo en el Campus de Valencia-Santa Úrsula. Para conocer un poco más a fray Antonio Margil, hemos hablado con el director científico del congreso, el catedrático Federico Martínez Roda, profesor de la Universidad Católica de Valencia.

¿Quién es Fr. Antonio Margil y dónde reside la importancia de su figura?

Es el equivalente a fray Junípero Serra, el ampliamente conocido evangelizador de California. Fray Antonio fue el evangelizador de todo el norte de México, incluida Texas. Por eso la capital de ese estado norteamericano se llama San Antonio, ciudad que él fundó. Como sabemos, este territorio que se encuentra ahora en Estados Unidos perteneció antes a México.

Justamente en ese país es muy conocido, pero no así en España. De hecho, a los cronistas mexicanos les parecía muy extraño que en Valencia, su tierra natal, no se conociera esta figura. Por eso, este congreso quiere dar a conocer a Antonio Margil en el ámbito científico-histórico español.
Espera entonces que el congreso que se celebra en la UCV sirva para dar mayor relevancia a lo que representó históricamente fray Antonio?

Sí, vienen los especialistas en su figura de México y tenemos pensado iniciar algunos estudios aquí sobre él. Además, en Valencia hay dos personas que han trabajado especialmente en fray Antonio, el franciscano Benjamín Agulló y César Salvo, cronista de Villar del Arzobispo.

¿A qué se debe el desconocimiento de fray Antonio Margil entre los valencianos?

Simplemente, a veces se focaliza la historia en determinados personajes y otros se quedan en el olvido cuando, en realidad, son tan importantes como aquellos que parecen más relevantes. Pero para eso está la Historia, para rescatarlos de ese olvido.

De hecho, uno de los actos finales del congreso será dejar un pequeño recuerdo en la pila bautismal de la Iglesia de los Santos Juanes, en la que fray Antonio fue bautizado.

Precisamente ahora, figuras como la de fray Junípero Serra, que usted ha mencionado antes, se encuentran en entredicho. Vemos cómo en Estados Unidos se están quitando y vandalizando estatuas del propio Serra, además de Colón o Isabel la Católica.

Por eso hay que reivindicar ahora estas figuras. A los energúmenos que están destruyendo estatuas, como hicieron los talibanes, hay que recordarles, en primer lugar, que las estatuas son un legado del pasado; y, en segundo lugar, que antes de ponerse a destruir, sepan un poquito quién es cada cual.

¿Cuáles son las causas de esta fijación con las estatuas de ciertas figuras históricas?

La ignorancia y el odio. Para justificar dichas acciones se hace referencia a momentos históricos en los que los valores no eran los mismos que hoy, mientras que precisamente las personas representadas en esas estatuas han contribuido a que hoy prevalezcan los valores que tenemos.

Imágenes: Estatua de Fray Antonio Margil en el Convento de la Santa Cruz, en Querétaro (México). En el centro, retrato de Fray Antonio en el San Antonio Museum of Art. Abajo, el catedrático Federico Martínez Roda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.