FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

«La vida consagrada con María, esperanza de un mundo sufriente»

Convocados por el Señor, junto con toda la Iglesia, celebramos la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo. En el pueblo de Israel, la presentación del nuevo hijo en el Templo significaba el primer encuentro cultual de un recién nacido con el Dios de la Salvación. Así, María y José, fieles a la tradición de su pueblo, acercan a su Hijo al Templo para propiciar su encuentro con el Padre. De igual modo, en la liturgia de esta fiesta, la Iglesia, representada por nuestro Obispo diocesano y por todos los fieles que nos acompañan, invita a las personas consagradas a tener un encuentro con el amor de Dios. Los consagrados ofrecen el testimonio vivo de que Dios está presente en todo lugar y época, de que su amor llega a todos los rincones de la tierra y del corazón humano. En esta Jornada, que lleva por lema «La vida consagrada con María, esperanza de un mundo sufriente», renovamos nuestra respuesta a la elección de Dios, y salimos al encuentro del Señor con la luz de la fe, la fuerza de la esperanza y el fuego del amor que el Padre ha encendido en nuestros corazones.

JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA 2020
2 de febrero de 2020
ORACIÓN
Señor, tú has querido que la Virgen María
brille en tu Iglesia
como señal de esperanza segura;
concede a cuantos sufren
encontrar en ella aliento y consuelo,
y concede a cuantos has consagrado
con la unción espiritual
que, encendida siempre la lámpara de la fe
y de la caridad,
se asocien a la Madre de la santa esperanza,
te sirvan sin desfallecer a ti y a tu pueblo,
y su testimonio de vida evangélica
y de amor fraterno
anime a los que desesperan de la salvación
con una nueva esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.