El Cardenal presidirá una eucaristía, en la Basílica, retransmitida por La Ocho T.V.

ARCHIDIÓCESIS VALENCIA, 10 FEB.- La archidiócesis de Valencia celebrará este jueves, 11 de febrero, la Jornada Mundial del Enfermo, celebrada en el día de la festividad de Nuestra Señora de Lourdes –marcada este año por la situación sanitaria– bajo el lema “Cuidémonos mutuamente”.

“Para todos nosotros, supone una particular invitación a reflexionar sobre la importancia que adquiere el cuidarnos los unos a los otros como expresión directa y práctica del mandato divino del amor al prójimo”, según indica el delegado episcopal para la Pastoral de Enfermos y Mayores, Luis Sánchez, que añade que “el cuidado mutuo no se circunscribe a la dimensión corporal o social, sino que alcanza también, y de una manera muy importante, al ámbito trascendente, con la atención espiritual, que deben recibir nuestros enfermos y sus familiares, así como el cultivo de la oración de intercesión”.

Precisamente, la delegación diocesana de Pastoral de los Enfermos y Mayores de la diócesis de Valencia ha preparado diversos materiales para la celebración de esta jornada que ha enviado a parroquias, hospitales y residencias de mayores, entre otros centros. Entre ellos figuran carteles y subsidios litúrgicos así como una carta que dirige el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y el mensaje del papa Francisco.

Cardenal Cañizares: “Estos momentos de pandemia, por muy duros, descorazonadores y tristes que sean nos acercan a Dios”

Con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo, el cardenal arzobispo de Valencia dirige una carta a la diócesis en la que asegura que “la pandemia tan cercana y envolvente, y esta jornada nos hacen pensar en la enfermedad y en los enfermos, sacerdotes, diáconos, religiosas, asistentes personales y los que están a su lado, familiares…sufriendo, orando, consolando, acompañando junto a los que padecen la enfermedad que sea y en la fase o situación que se encuentren”.

“La realidad dolorosa de las personas enfermas, nos hacen sentir en nosotros sentimientos de compasión y de fe; nos acerca a Dios, que como buen samaritano, no pasa de largo de nuestras heridas, nuestros males y sufrimientos, sino que los hace suyos y con ellos se identifica y nos conforta y trae curación”, indica el Cardenal. Así, “estos momentos de pandemia, por muy duros, descorazonadores y tristes que sean, nos acercan a Dios”.

Asimismo, el Cardenal también destaca que “la enfermedad y la vejez nos hacen vivir más y mejor cara a cara ante Dios, señor de la vida y de la muerte, y ser conscientes que en la vida y en la muerte, en la plenitud de fuerzas, o con estas fuerzas debilitadas o casi nulas que experimentamos en la enfermedad, somos del Señor, y nos hacen o ayudan a volver a Dios, y nada temer, ni de nada asustarse, implorando su misericordia, su ayuda, su consuelo, su curación, si Él quiere”.

Conforme expresa el Arzobispo, “es necesario que todos, enfermos y sanos, familias, podamos ver y veamos, y comprobemos, en medio de los sufrimientos propios de nuestros hermanos, sobre todo si son cercanos, que la enfermedad de cualquiera de éstos puede ser ocasión para descubrir a Dios que tanto nos quiere y vivir con esperanza y confianza la visita de Dios: “lo que Dios quiera”, repiten tantas veces, en medio de dolores y angustias, los enfermos, sus familiares, personas queridas, y así nos lo están diciendo en este tiempo “sólo Dios es mi único consuelo”, “sólo Dios basta”, “sólo necesito a Dios, que no me abandone”, “sólo Dios es necesario”.

El cardenal Cañizares preside este jueves en la Basílica una misa por los enfermos y procesión claustral con cirios encendidos.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidirá mañana, jueves, en la Basílica de la Virgen de los Desamparados, una misa por los enfermos y procesión claustral con cirios encendidos, en la Jornada Mundial del Enfermo y festividad litúrgica de la Nuestra Señora de Lourdes.

La misa tendrá lugar a las 10:30 horas, con aforo restringido y retransmitida por la Ocho T.V, concelebrada por el obispo auxiliar de Valencia monseñor Arturo Ros; el consiliario de la Hospitalidad Valenciana de Nuestra Señora de Lourdes, Juan Antonio Navarro, y el delegado episcopal de la Pastoral de Enfermos y Mayores, Luis Sánchez.

Dada la situación de pandemia, la Hospitalidad Valenciana de Nuestra Señora de Lourdes y la delegación diocesana de Pastoral de los Enfermos y Mayores de la diócesis de Valencia decidieron suspender este año la tradicional Misa de los Enfermos y procesión de antorchas con los enfermos, que cada año organizan en la Catedral de Valencia.

Así, este año, “atendiendo a la seguridad de nuestros enfermos, de sus familias y del personal que los cuida, para evitar todo posible contagio en personas muy vulnerables y dado que la situación epidemiológica es muy grave”, se ha decidido posponer esta celebración con los enfermos a una fecha más adelante, porque todos “somos conscientes de la difícil y delicada situación que estamos viviendo”, afirman desde la delegación diocesana.

Por este motivo, la Misa por los Enfermos será este año en la Basílica y como los enfermos no podrán asistir como otros años, la celebración será retransmitida en directo por La Ocho T.V., en el horario habitual de la misa que ofrece diariamente desde la Basílica de la Mare de Déu.

Igualmente, habrá también entre los fieles asistentes una reducida representación de la Hospitalidad y del personal sanitario.

Antes de concluir la santa misa, tendrá lugar la “procesión de las antorchas”. Será una procesión claustral de la imagen de Nuestra Señora de Lourdes por el interior de la Basílica, mientras que los fieles cantan el Ave María de Lourdes, teniendo en sus manos cirios encendidos.

Para evitar todo posible contagio, al término de esta procesión, los fieles apagarán sus cirios introduciéndolos en vasos con agua y no soplando las velas como era costumbre hasta ahora, de este modo, “en ningún momento se quitarán las mascarillas, recordando que el lema de esta jornada es «Cuidémonos mutuamente”, según expresa el delegado de Pastoral de Enfermos y Mayores, Luis Sánchez.

Asimismo, habrá también voluntarios en las puertas de la Basílica para controlar el aforo restringido a la celebración.

Este año es la 29ª edición de la celebración Jornada Mundial del Enfermo que es “un momento propicio para brindar una atención especial a las personas enfermas y a quienes cuidan de ellas, tanto en los lugares destinados a su asistencia como en el seno de las familias y las comunidades”, según ha indicado el papa Francisco en el mensaje que ha escrito para esta jornada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.