A 12 metros de altura, los técnicos comenzarán este martes los trabajos sobre los frescos renacentistas



VALENCIA, 9 JUL. (AVAN).- La Catedral de Valencia ha instalado una plataforma metálica flotante, a la altura de la bóveda interior sobre el presbiterio para poder iniciar a partir de la semana que viene los estudios de las afecciones de los frescos renacentistas de los ángeles músicos.

La colocación de la plataforma, de unos 150 metros cuadrados e instalada a 12 metros de altura, necesitó del montaje de unos andamios interiores que ya han sido totalmente retirados.

De esta manera, la plataforma ha quedado sujeta desde otros andamios exteriores con vigas que entran por los ventanales, “por lo que el espacio inferior, donde está el Altar Mayor, queda libre y no interferirá el culto y las celebraciones”, según explica el arquitecto de la Seo y coordinador de los trabajos, Salvador Vila Ferrer.

Igualmente, está previsto, a partir de la próxima semana, colocar una lona para cubrir la plataforma, que llevará serigrafiados dibujos de ángeles músicos para recordar los frescos de la bóveda.

A partir de este próximo martes, los técnicos empezarán las obras para determinar el origen de las afecciones de los ángeles músicos, tras la aparición hace cerca de dos años de eflorescencias en varios puntos de los frescos.

Así, desde esta plataforma, los técnicos podrán trabajar y tendrán acceso a toda la superficie pintada de la bóveda, y realizarán las catas. Estos trabajos, junto a los que se desarrollarán paralelamente en la parte exterior del ábside, se centrarán durante seis meses en una “toma de datos”,  para averiguar las patologías.

El equipo de técnicos y expertos para llevar a cabo esta intervención está formado por restauradores de Bellas Artes y físicos de la Universidad Politécnica y el propio arquitecto responsable de la obra, que asegura que es necesario “no sólo reparar sino averiguar el porqué de los daños, saber de dónde proceden, para responder con una adecuada intervención definitiva que resuelva el problema”.

Andamios en la parte exterior del ábside



Igualmente, las obras han incluido la colocación de andamios en la parte exterior del ábside sobre los que se ha instalado una sobrecubierta metálica provisional para poder realizar catas y estudios para conocer el diagnóstico de las afecciones, según ha explicado el arquitecto de la Seo y coordinador de los trabajos, Salvador Vila Ferrer.

La sobrecubierta exterior, de chapa y vigas metálicas, que ocupa un espacio aproximado de 200 metros cuadrados de superficie, se ha colocado sobre los mismos andamios que “rebasan en dos metros la altura el ábside”.

Ello permitirá a los técnicos poder moverse y hacer las catas en ese espacio, con la sobrecubierta como techo, y así tampoco entrará agua en la bóveda en el caso de lluvias.

“Muy posiblemente a finales de este mes podamos llegar a todos los puntos que queremos estudiar, y a partir de ahí, con las conclusiones, se iniciaría la intervención con posterioridad”, afirma.

Los estudios de los frescos renacentistas, cuya propuesta fue iniciada en 2019, cuentan con la autorización de la Conselleria de Cultura y la licencia de obras del Ayuntamiento, y la aprobación del Arzobispado y el Cabildo de la Catedral.

Tras las autorizaciones y permisos, fue seleccionada una empresa constructora especializada para acometer la intervención.

Los frescos de los ángeles músicos son pinturas de la segunda mitad del siglo XV realizadas por los artistas italianos Francesco Pagano y Paolo de San Leocadio en la primera bóveda gótica de la Catedral y fueron hallados el 22 de junio de 2004 durante las obras de restauración del altar mayor de la Seo, después de permanecer más de 300 años ocultos tras la bóveda barroca que fue retirada.

.



Autorizadas las obras para la restauración de las pinturas de la Capilla del Relicario, del siglo XIX

Por otra parte, en la Capilla del Relicario de la Catedral, construida a comienzos del siglo XIX como una prolongación de la antigua sacristía,  la Conselleria de Cultura ha autorizado también las obras de restauración de las pinturas al fresco de su bóveda, así como de los armarios de las Reliquias y muros perimetrales, deterioradas por las filtraciones de agua registradas hace años y que el año pasado fueron reparadas.

Así, esta intervención podrá iniciarse próximamente “aprovechando también el paso del tiempo que ha permitido secar las pinturas”, asegura el arquitecto.

En las puertas de los armarios de esta capilla están representadas las escenas de la entrega de la reliquia de la Santa Espina por San Luís de Francia; la del Santo Cáliz – porque estuvo guardado en el armario central hasta 1916-  y la de las demás reliquias de la Casa de Aragón por Alfonso V el Magnánimo. Estas escenas son obra del pintor Miguel Parra (Valencia, 1780 – Madrid, 1846).

A partir de 2016, con la inauguración del nuevo Museo Catedral de Valencia, la mayor parte de las reliquias se conservan y exponen en la sala novena del Museo.

Precisamente, la Catedral de Valencia concluyó en julio del año pasado las obras para la reparación de las filtraciones que se producían por la cubierta de esta capilla, y que habían motivado el traslado del resto de reliquias a otro lugar de la Seo. Los trabajos fueron sufragados con fondos propios de la Catedral.

FOTOGRAFIAS. FIRMA «A. SAIZ/AVAN»

Fotos 1 y 2: Imagen del presbiterio de la Catedral, con la plataforma instalada, ya libre de andamios

Foto 3: Imagen del presbiterio de la Catedral, con los andamios que fueron necesarios instalar para colocar la plataforma flotante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.