Rafael Cerdá, delegado de Enseñanza: “la dimensión religiosa forma parte del ser humano y da sentido a muchas otras cosas”

La diócesis de Valencia, a través de la delegación de Enseñanza y Pastoral Educativa del Arzobispado de Valencia, se suma a la campaña “Amplía tus puntos de vista” a favor de la asignatura de Religión, impulsada por la Conferencia Episcopal Española, coincidiendo con el periodo de matrícula e inscripciones para el próximo curso.

Rafael Cerdá, vicario episcopal y delegado de Enseñanza del Arzobispado de Valencia. (F. V. Gutiérrez/AVAN)

Así, Rafael Cerdá, vicario episcopal y delegado de Enseñanza del Arzobispado de Valencia, recuerda que “la dimensión religiosa forma parte del ser humano- aporta además un bagaje cultural importante que nos ayuda a dar sentido a otras muchas cosas”- ” y asegura que esta asignatura “ofrece valores cristianos para una sociedad justa y solidaria”.

“A veces puede parecer que la clase de Religión es lo mismo que la catequesis. No es así. En la clase de Religión tus hijos no solo aprenderán a rezar o conocerán la Biblia. También se enseñan contenidos de carácter académico con un objetivo esencial: que puedan conseguir un desarrollo pleno de su personalidad”. De esta manera, el portal meapuntoareligion.com da la bienvenida a los padres que todavía se encuentran dudosos a la hora de matricular a sus hijos en Religión.

En este sentido, Rafael Cerdá defiende la importancia de cursar esta asignatura porque, además, Religión no es sinónimo de catequesis: “Es una visión más cultural, que no niega lo anterior pero sí que valora la aportación que a la sociedad y a la propia persona le hace esa dimensión”, confirma.

“La asignatura de Religión es un instrumento más que nos ayuda a transmitir a la persona que va creciendo, a los alumnos, el que descubra una nueva dimensión: lo que significa la dignidad de la persona porque desde la dignidad de la persona, que para el cristiano es la dignidad de ser hijo de Dios, descubrimos el respeto a los demás, a mí mismo”.

De esta manera, “con la asignatura de Religión damos a conocer a nuestros alumnos la dimensión trascendente de la persona y le ayudamos a conocer a Jesucristo y les ofrecemos los valores cristianos para crear una sociedad justa y solidaria”, señala.

Asimismo, tampoco hay que olvidarse de la dimensión cultural dado que “tantos y tantos hombres y mujeres eclesiásticos nos han ofrecido en sus publicaciones gran cantidad de datos históricos, científicos, y culturales…así como de la tradición artística, desde la arquitectura hasta la cultura del estudio, de la contemplación, de lo que significa descubrir la belleza…Todo nos ayuda a crecer como personas menos dependiente de las técnicas y más capaces de por uno mismo crear”.

Requisitos y preparación del profesorado

Según indica el delegado de Enseñanza del Arzobispado, el profesorado de Religión tiene que cumplir estrictos requisitos para poder impartir las clases.

Así, el profesor “tiene que tener una doble titulación, una es la que le pide el Estado para entrar en un aula de esos niveles y otra, la que le pide la Iglesia para ser conocedor de la materia que va a ofrecer”.

“La exigencia es la misma, incluso me atrevería a decir que doble. La titulación del maestro de Primaria tiene que ser al menos una diplomatura en Ciencias Religiosas y el profesorado de Secundaria debe poseer la licenciatura en Teología. Y deben demostrar su idoneidad con la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA)”, añade.

Cómo solicitar la asignatura de Religión

Tal y como recuerda Cerdá, la asignatura “tienes libertad para elegirla y el centro tiene obligación de ofrecerla” ya que impedir la presencia de la Religión en la escuela va contra el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos (art. 27 de la Constitución) y contra los derechos humanos que defienden la enseñanza de la Religión (art.18 de la Declaración de los Derechos Humanos).

Campaña “Amplía tus puntos de vista” de la CEE

“Amplía tus puntos de vista” es el lema de la campaña lanzada por la Comisión Episcopal para la Educación y la Cultura de la Conferencia Episcopal Española para animar a las familias a matricular a sus hijos en la clase de Religión y puede seguirse a través de la redes sociales y de la web meapuntoareligion.com.

La propuesta, que coincide con las inscripciones para el próximo curso, presenta la materia “como una asignatura que propone el conocimiento de la propia tradición religiosa y cultural, y el aprendizaje de valores necesarios para el desarrollo personal y social de niños y jóvenes, preparándoles para futuro”.

Esta asignatura, “invita a descubrir la mejor versión de la vida” y con ella “se busca acoger y escuchar la interioridad como base del proyecto vital; proteger y cuidar la naturaleza como creación de Dios y casa común de la humanidad; admirar y disfrutar del patrimonio religioso como expresión de la experiencia cristiana; y buscar y estimar el bien común desde los principios y valores de la enseñanza social de la Iglesia”.

Además, subraya su carácter escolar y académico, su aportación para la formación integral de la persona y para la construcción de sociedades respetuosas con la diversidad cultural y religiosa.

El 59,85% de alumnos cursan Religión, según datos de la CEE

Según datos de la Comisión Episcopal para la Educación y Cultura de la CEE, el 48, 06 % de los alumnos de Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato de centros públicos cursan la asignatura de Religión católica; un 89, 62% de alumnos en centros concertados y un 75,21 % en centros privados.

En cuanto a la elección de la enseñanza de Religión Católica al inicio de este curso escolar, teniendo en cuenta los datos obtenidos, desde Educación Infantil hasta Bachillerato, suman en este curso 3.151.194 alumnos/as en todo tipo de centros, lo que significa el 59,85% del alumnado.

Se trata de datos obtenidos por las 69 delegaciones diocesanas de Enseñanza correspondientes a 18.043 centros públicos, concertados y privados.

“Valoramos muy positivamente que más de tres millones de alumnos y alumnas cursan semanalmente la enseñanza de Religión como asignatura libremente elegida; se trata de cifras significativas que hay que considerar en el marco de una sociedad diversa de creciente pluralidad cultural y religiosa”. Los obispos agradecen sinceramente el sentido de la responsabilidad y la confianza de las familias y jóvenes que han solicitado al inicio de este curso la asignatura de Religión Católica como parte de su formación integral y preparación para el futuro”, indican fuentes de la comisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.