Los beneficios se destinan a proyectos de desarrollo en los países más pobres del mundo

Manos Unidas Valencia celebró ayer, viernes,  su Cena de Hambre, que este año cumple su octava edición presencial. Se trata de una cena simbólica a base de pan, aceite y una pieza de fruta para solidarizarse con los más de 810 millones de personas que pasan hambre en el mundo. Los donativos se destinan a los proyectos de desarrollo de Manos Unidas.

Tras dos años de interrupción debido a la pandemia, Manos Unidas Valencia vuelve a reunir a voluntarios, colaboradores y vecinos en un gran comedor temporal que se organiza frente a la Basílica de la Virgen de los Desamparados.

Durante los años 2020 y 2021 Manos Unidas Valencia propuso la Cena del Hambre en Casa, para que el acto solidario se celebrara en familia, y enviaran sus donativos para la misma causa. La sociedad valenciana respondió de forma muy positiva.

Como en años anteriores, varias empresas colaboran donando sus productos y servicios de manera desinteresada. Este año contaron con la presencia de la televisión Ocho Mediterráneo que emitió en directo gran parte del evento benéfico, que fue conducido por el presentador de la cadena Kique Peña.

Un grupo de jóvenes voluntarios ayudaron con el montaje de las mesas y las sillas para transformar la plaza en un comedor temporal. El Grup de Danses Sant Vicent Ferrer amenizó la velada de forma también altruista.

Causas del hambre

Se calcula que antes de la pandemia había unos 1.300 millones de personas afectadas por pobreza multidimensional, el 84,5% de ellos en el sur de Asia y África subsahariana. El Covid-19 empujará a otros 500 millones de personas a la pobreza. Según la FAO “alrededor de 811 millones de personas pasaron hambre en 2020”. Un estudio de la FAO de 2021 refleja que los precios de los alimentos aumentaron “casi un 40% desde 2020”.

“Aproximadamente 400 catástrofes provocadas por el cambio climático han llevado a casi 16 millones de personas a una situación de inseguridad alimentaria crítica en Centroamérica, el Sudeste Asiático y el Cuerno de África”, según el Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias de 2021. El cambio climático es uno de las principales causas de sequías, inundaciones… y graves hambrunas.

“No podemos resignarnos con esta injusticia” señala Ana Ruiz, delegada de Manos Unidas en Valencia, ya que, y según señala la propia FAO “hay alimentos para todos, pero es necesaria una mejor distribución y todos debemos participar con gestos que suman. Muchos alimentos acaban en la basura en la producción, la transformación y el almacenamiento, y después en la distribución y consumo y debemos contribuir a evitarlo”.

Manos Unidas lucha contra esta gran injusticia que es el hambre desde hace 63 años. En el año 2021 se emprendieron 474 nuevos proyectos en 51 países, que beneficiaron a más de un millón y medio de personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.