Entre ellos se encuentra un feligrés de la parroquia. Hay un sacerdote hospitalizado en estado muy grave

Al menos tres personas han fallecido y varias han resultado heridas este miércoles en una explosión provocada por una posible fuga de gas en un edificio perteneciente a la parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, ubicado en la calle Toledo, 98.

Uno de los fallecidos es David Santos Muñoz, electricista de 35 años, padre de cuatro niños, y feligrés de la parroquia, que había ido a echar una mano.

Los sacerdotes Gabriel Benedicto, Alejandro Aravena, Moisés León y Matías Ernesto Quintana se encuentran bien, mientras que un quinto, el joven Ruben Pérez Ayala, ha sido trasladado al hospital y se encuentra muy grave.

El edificio anejo al templo, en el que se ubican los pisos de los sacerdotes, varios locales parroquiales y de Cáritas, «ha quedado destrozado», aseguran desde el Arzobispado de Madrid.

La residencia de mayores Los Nogales La Paloma, justo al lado de los locales parroquiales, ha sido evacuada, pero fuentes de la misma aseguran que no hay residentes ni trabajadores heridos. Tampoco en el colegio La Salle La Paloma.

El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, se ha desplazado al lugar de los hechos y ha pedido en su cuenta de Twitter por la comunidad cristiana y por las víctimas.

El Papa reza por las víctimas de la explosión de La Paloma

Eleva oraciones al Señor y encomienda «muy especialmente a su misericordia» el eterno descanso de las víctimas, así como a los heridos y a sus familias

El Papa Francisco ha enviado a través del secretario de Estado, cardenal Parolín, un telegrama dirigido al cardenal Osoro en el que hace llegar «a vuestra eminencia, al clero y a todos los hijos de ese amado pueblo su cercanía y afecto en estos duros momentos».

Asimismo, el Pontífice «eleva oraciones al Señor y encomienda muy especialmente a su misericordia el eterno descanso de las víctimas, así como a los heridos y a sus familias». Francisco, «invocando la maternal intercesión de Nuestra Señora de la Almudena, imparte de corazón la confortadora bendición apostólica, como signo de esperanza cristiana en el Señor resucitado».

La tarde de este miércoles al menos tres personas han fallecido y varias han resultado heridas en una explosión provocada por una posible fuga de gas en un edificio perteneciente a la parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, ubicado en la calle Toledo, 98.

Más muestras de afecto

Al poco de conocerse la explosión se han empezado a suceder las muestras de afecto y las oraciones, entre ellas la del presidente de la Conferencia Episcopal Española, el arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, o la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.